Piden más lucha contra el hambre

Guía de Regalos

NUEVA YORK — ¿Cómo se puede preparar una comida Acción de Gracias con menos de dos dólares? Con esta pregunta, organizaciones comunitarias denuncian que el problema del hambre se acrecienta cada vez más en Nueva York, y piden al nuevo alcalde que tome la iniciativa para combatirlo.

La coalición Hunger Action Network destacó que el recorte federal del 5% en el programa de cupones de comida (SNAP) que ha entrado en vigor este mes, va a tener consecuencias dramáticas para los 1.9 millones de neoyorquinos que se benefician del mismo.

“La cantidad de comida que se ha perdido en el último recorte de SNAP es equivalente a la cantidad que se dona durante todo el año a caridad”, dijo Mark Dunlea, director ejecutivo de Hunger Action Network. “La caridad no es la respuesta. Necesitamos que los funcionarios electos conviertan al hambre en una prioridad”.

Tras los recortes al programa SNAP, los beneficiarios sólo pueden disponer de $1.41 diariamente para comprar comida, lo que significa que una familia de cuatro se tendrá que costear la cena de Acción de Gracias con $6. Por ese valor se puede comprar únicamente en Nueva York dos latas de pavo envasado y una caja de macarrones con queso, según la coalición. Una cena completa costaría $50 –el equivalente a tres días de cupones comida.

Además, los activistas calculan que la mayoría de las familias ya agotaban todos sus cupones en la tercera semana del mes antes del recorte, y ahora lo hacen incluso dos o tres días antes.

Aunque la responsabilidad de los recortes recae en los legisladores federales, se reclama al gobierno estatal que presione para incentivar económicamente al programa y expandir sus criterios de elegibilidad, incluyendo la eliminación de la barrera del estatus migratorio, ya que consideran que es la mejor manera de erradicar el hambre.

A nivel municipal, la coalición pide al alcalde electo Bill de Blasio que, en cuanto tome el mando, comience la lucha contra el hambre en las escuelas.

Casi 475,000 menores en la ciudad de Nueva York – uno de cada cuatro – sufren de hambre, según la organización No Kid Hungry. Los niños que tienen este problema tienen más dificultades para concentrarse, sufren más dolores de cabeza e infecciones, tienen más probabilidades de ser hospitalizados y, como consecuencia, muchas menos posibilidades de tener éxito escolar.

En Nueva York, sólo el 34% de los niños que reciben almuerzos gratis o a precio reducido, reciben también desayuno, situando a la ciudad en la cola de los 26 grandes distritos escolares municipales del país.

El objetivo de las demandas al nuevo alcalde es reducir el hambre en Nueva York en un 50% durante su primer año en el cargo, y en un 75% durante todo su primer mandato.