Carteles apuestan por la minería

Carteles apuestan por la minería
Militares mexicanos ingresan a la minería de Aquila donde ha realizado patrullajes en contra de los carteles de la droga.
Foto: ap

MEXICO — Los carteles de droga mexicanos, que hace tiempo participan en la piratería, la extorsión y los secuestros, ahora están incursionando en la minería, exportando mineral de hierro a fábricas chinas, dicen autoridades.

Por mucho tiempo se pensó que las operaciones mineras a gran escala eran meros rumores, pero las autoridades federales confirmaron que se habían enterado de la participación de los carteles en la minería desde el 2010, y que la ocupación militar el 4 de noviembre de Lázaro Cárdenas, el segundo puerto más grande de México, tenía como objetivo interrumpir esas exportaciones.

Ese evento fue un aviso alarmante para los mexicanos, de que los narcotraficantes habían penetrado la economía nacional a un nivel nunca visto, convirtiéndose realmente en organizaciones como la mafia.

El cartel de los Caballeros Templarios y su predecesor, el de La Familia, han estado robando u obteniendo por extorsión contenedores de mineral de hierro, o han estado extrayendo ellos mismos el mineral ilegalmente y vendiéndolo por los puertos sobre el Pacífico, dijeron habitantes de Michoacán, empresas mineras y funcionarios actuales y antiguos. El cartel ya había impuesto demandas de “pagos de protección” sobre muchas personas en ese estado, incluyendo comerciantes, campesinos y hacendados. Pero el cartel estaba tan profundamente vinculado a minas, fábricas, puertos, empresas exportadoras y terratenientes que las autoridades demoraron tres años hasta enfrentar el fenómeno plenamente. Las autoridades federales dicen que tratarán de tomar medidas en otros puertos donde los carteles estén operando.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China se negó a formular comentarios sobre si China ha tomado medidas para garantizar que las importaciones de minerales sean legítimas.

El mineral de hierro, entretanto, ha abultado las ganancias de los carteles, suministrándoles dinero para comprar más armas y sobornar a funcionarios, y al mismo tiempo ha suministrado gran materia prima para el funcionamiento de las fábricas asiáticas.