La segunda oportunidad de Bratton

El alcalde electo Bill de Blasio anunció que William Bratton sería el próximo comisionado del NYPD y dijo que tenía plena confianza en su capacidad para reconstruir las relaciones entre la policía y la comunidad, después de años de tensiones sobre el abuso masivo de la práctica “Stop and Frisk” (parar y revisar).

Esperamos que así sea. Pero es imperativo que haya un acercamiento, en particular si se tiene en cuenta la relación que Bratton tuvo en el pasado con comunidades latinas y afroamericanas de Nueva York.

Al próximo jefe de la policía se le reconoce por el rendimiento de cuentas y el sistema de detección de crímenes por zonas en el NYPD. Por años, fue comisionado del Departamento de Policía de Los Ángeles, el cual tenía una historia de conflictos con las comunidades latinas y afroamericanas y trabajó para restaurar la credibilidad de la policía. De Blasio dijo que Bratton es una “voz líder a nivel nacional para el trabajo policial en la comunidad”.

Sin embargo, cuando Bratton fue comisionado del NYPD en los noventa, una ola de casos de brutalidad policial dejó a varios jóvenes latinos muertos, y finalmente, a la mayoría de los que dispararon no sufrieron las consecuencias. Con el combativo alcalde Rudy Giuliani al mando de la ciudad, la respuesta de Bratton a la comunidad que se sentía ignorada y enfrentaba la violencia policial fue decir: “Están haciendo el ridículo”.

Obviamente, el alcalde establece la dirección para el NYPD, y quizás de una nueva era. Bratton tiene la oportunidad de demostrar que su enfoque de distanciamiento ha cambiado. Con este fin, lo alentamos a hacer lo siguiente:

Bratton debe reunirse con líderes y organizaciones comunitarios –entre ellos el Comité de Justicia y LatinoJustice PRLDEF– no solo para escuchar sus inquietudes sino también para forjar relaciones que fortalezcan la seguridad pública sin sacrificar los derechos constitucionales.

— Agentes de policía han matado a residentes (como Jayson Tirado en 2008 y Noel Polanco en 2012), y esos incidentes han dejado muchas preguntas sin resolver y la percepción de que los policías no tienen que rendir cuentas. El nuevo comisionado debería analizar estos casos y reportar sus hallazgos.

— El enfoque de “ventanas rotas” ha determinado la actuación policial en esta ciudad. De acuerdo con esta teoría apoyada por el centro conservador Manhattan Institute y Giuliani, adelantarse a y reducir crímenes leves previene otros peores. Pero esta teoría tiene muchas grietas y no se debe percibir como la Biblia para el trabajo policial. Bratton debería obtener el apoyo de todos los interesados para implementar estrategias integradas y modernas para la prevención y reducción del crimen.

— Después de años de propugnar y presionar, el número de latinos en el NYPD aumentó significativamente con Ray Kelly como comisionado. Bratton debería proseguir con estos esfuerzos y expandir las oportunidades para hispanos con promociones y unidades especializadas.