Cientos de miles de personas asistirán a funeral de Mandela

Aunque los servicios oficiales en honor al expresidente comienzan el martes, varios líderes mundiales ya han arribado a Sudáfrica
Cientos de miles de personas asistirán a funeral de Mandela
Una mujer enciende una vela en tributo al fallecido expresidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, en el exterior de la que era la residencia del líder en Houghton.
Foto: EFE/EPA / TJ LEMON

JOHANNESBURGO, Sudáfrica — Sudáfrica espera muchedumbres y numerosos líderes mundiales para asistir a los servicios en honor al difunto expresidente Nelson Mandela, aunque a pocos días de las ceremonias las autoridades admitieron que no podían dar detalles específicos.

En todo el país, los sudafricanos ya han estado honrando a Mandela, que falleció el jueves a los 95 años, y las autoridades esperan que decenas de miles participen en los funerales oficiales la próxima semana.

En su primera declaración desde la muerte de Mandela, la familia dijo que había perdido “un gran hombre”, como lo perdieron cuando el régimen del “apartheid” lo tuvo prisionero durante décadas.

“El pilar de nuestra familia se ha ido. Como se fue durante esos 27 penosos años de encarcelamiento, pero en nuestras almas y corazones siempre estará con nosotros”, reza la declaración, leída por el vocero de la familia, teniente general Themba Templeton Matanzima.

“Su espíritu perdura. Como familia, nos comprometemos a mantener y guiarnos por los valores que él vivió y por los que estaba preparado a morir”, agregan.

Los servicios oficiales en honor a Mandela comienzan el martes con un masivo memorial en el estadio FNB en las afueras de Soweto, en Johannesburgo. El ministro de Collins Chabane indicó a la prensa que espera muchedumbres superiores a la capacidad normal del estadio — 95,000 personas. Agregó que se establecerán áreas para el exceso de asistentes.

“No podemos decirle a la gente que no acuda”, dijo.

Entre quienes planean la despedida de Mandela están la familia del expresidente, el Gobierno federal, las Fuerzas Armadas y el partido Congreso Nacional Africano.

No estaba claro aún cuántos líderes mundiales van a asistir, ya sea al memorial del martes en el estadio o al funeral del 15 de diciembre en Qunu, el pueblo natal del líder en la Provincia Oriental del Cabo. Chabane reveló que funcionarios sudafricanos hablaron con diplomáticos el sábado sobre los preparativos, aunque los gobiernos extranjeros decidirán a cuál evento asistirán sus líderes.

Entre quienes ya confirmaron su asistencia para rendir honor a Mandela se encuentran el presidente estadounidense Barack Obama y sus dos predecesores, George W. Bush y Bill Clinton, al igual que la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

Pese a que se había planeado qué hacer a la muerte del líder cuando su salud se deterioró, muchos detalles de las ceremonias siguen sin darse a conocer.

El Gobierno ordenó una semana de duelo en la que se realizarán varios eventos. El domingo fue declarado día nacional de oraciones y reflexión, mientras que el martes se va a realizar un servicio conmemorativo nacional en el estadio en Johannesburgo en el que Mandela hizo su última presentación pública, para la ceremonia de clausura de la Copa del Mundo de fútbol del 2010.

Servicios memoriales oficiales serán realizados también en todas las provincias y regiones de Sudáfrica en la próxima semana. El cuerpo de Mandela yacerá en capilla ardiente desde el miércoles hasta el viernes en los Edificios de la Unión, la sede del Gobierno y la Presidencia, en Pretoria, la capital.

Los restos de Mandela además serán llevados en desfile por las calles de la capital durante esos días.

“Cada mañana, cuando los restos dejen la morgue hacia la capilla ardiente, las rutas serán informadas al público”, detalló Neo Momodu, jefe del servicio de información del Gobierno.

La aerolínea estatal South African Airways estableció vuelos fletados especiales para transportar a dignatarios invitados a los funerales.

El lunes se realizará una sesión especial del Parlamento para rendir tributo a Mandela, el primer presidente negro y democráticamente electo del país.

Mientras tanto, homenajes al ganador del Premio Nobel de la Paz continuaban llegando de todo el mundo.