Descienden equipos con tradición

Descienden equipos con tradición
Aficionados del Paranaense y Vasco da Gama se enfrentaron en la última jornada, con saldo de tres personas heridas.
Foto: efe

Río de Janeiro/EFE — El Fluminense, campeón del año pasado, y el Vasco da Gama, otro de los clubes tradicionales de Brasil, disputarán en 2014 el Campeonato Brasileño de segunda división tras los reveses que sufrieron en la última jornada de la Liga, empañada por un incidente violento que dejó tres heridos.

Con el Cruzeiro coronado campeón brasileño con cuatro jornadas de anticipación, lo que más acaparaba la atención en la última fecha era la definición de los dos clubes que acompañarían al Náutico y al Ponte Preta a la segunda división el próximo año.

Y los castigados fueron dos de los clubes con mayor afición en la ciudad de Río de Janeiro, cada uno con cuatro títulos de Liga.

El Fluminense terminó descendido pese a la victoria por 1-2 que cosechó en su visita al Bahía en el estadio Fonte Nova, de la ciudad de Salvador, uno de los escenarios del próximo Mundial.

El club tricolor dependía a la vez de otros resultados y terminó castigado por la victoria del Coritiba por 1-0 sobre el Sao Paulo, que salvó a los curitibanos.

El Fluminense sumó 46 puntos, los mismos con que se quedó el Criciúma tras ser derrotado por 3-0 por el Botafogo, pero que no le alcanzaron para salvarse debido a que sumó una victoria a menos que el rival.

Es la primera vez en la historia del Campeonato Brasileño que el campeón del año anterior cae a la segunda división, aunque no es la primera experiencia del Fluminense, pues fue condenado en 1996, aunque una súbita alteración de las normas le permitieron permanecer en la elite el siguiente año, cuando por los malos resultados volvió a ser descendido.

Por su parte, el Vasco da Gama, que también necesitaba vencer y dependía de otros resultados, sufrió una humillante goleada por 5-1 en su visita al Atlético Paranaense, que quedó en el tercer lugar de la clasificación y garantizó uno de los cupos a la Copa Libertadores del próximo año.

Éderson, un delantero desconocido hasta hace pocos meses, anotó tres de los goles del Paranaense y conquistó el título de goleador del Campeonato Brasileño, con 21 anotaciones, con lo que sustituyó a Fred, artillero del año pasado con el Fluminense.

La derrota del Vasco se produjo tras un violento enfrentamiento en el estadio Arena Joinville que dejó a cuatro hinchas heridos, tres de ellos de gravedad, hecho que le restó brillo a la jornada final de la Liga y que obligó al árbitro a suspender por una hora el partido.

El compromiso fue interrumpido a los 17 minutos cuando el Paranaense vencía por 1-0 y sólo fue reanudado una hora después cuando la policía informó de que la seguridad estaba garantizada.

Las violentas escenas de la gresca y del aterrizaje de un helicóptero para evacuar los heridos fueron retransmistidas por televisión y tuvieron repercusión en los medios de varios países, que recordaron que Brasil será el anfitrión del Mundial de 2014.

Esta es la segunda vez que el Vasco da Gama tiene que disputar la segunda división, a donde ya había caído en 2008 y de donde resurgió en 2009 como campeón.

Cruzeiro y Gremio confirmados en los dos primeros dos lugares y con cupos en la Libertadores, al igual qu el Atlético Paranaense y el Botafogo.