Preocupa a comerciantes plan para Armería de Kingsbridge

Piden que se les garantice que el alquiler no aumentará en poco tiempo

Preocupa a comerciantes plan para Armería de Kingsbridge
El Kingsbridge Armory es un edificio de ladrillos semejante a un castillo medieval, con nueve pisos. El inmueble abarca la cuadra completa desde Kingsbridge Road y la calle 195, hasta las avenidas Reservoir y Jerome.
Foto: EDLP / Zaira Cortés

Nueva York — Residentes y pequeños negocios aprueban el plan para transformar la Armería de Kingsbridge, pero expresan preocupación por la falta de soluciones concretas al impacto que tendría en la comunidad.

Christian Ramos, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes de Kingsbridge, apuntó que el incremento de alquiler y contratos de arrendamiento más cortos, inquietan a los pequeños negocios que rodean lo que será el Centro Nacional de Hielo de Kingsbridge (KNIC).

“No nos oponemos al progreso en El Bronx, pero nadie nos está garantizando que el alquiler no se disparará en pocos años”, destacó.

Ramos, dueño por casi una década de una pequeña zapatería, comentó que los efectos del desplazamiento empiezan a ser notorios. Un salón de manicura cercano a su negocio se mudó a West Kingsbridge a raíz de un drástico incremento de renta, pasando de $1,700 a $4,000. Otros negocios del área, como Kings Wine & Liquor, recibieron renovación de contrato de tres años, cuando el mínimo era de cinco.

“El problema no es que las reuniones comunitarias sean escasas, sino su poca efectividad. Los problemas que traerá el centro deportivo son vistos superficialmente”, apuntó. “Como esperan ofrecer servicios a miles de visitantes, cuando en el vecindario sólo tenemos un banco y limitado transporte público“.

La Asociación de Comerciantes de Kingsbridge está integrada por 269 pequeños negocios, de los cuales 68 son restaurantes. El 45% de los establecimientos del área son latinos.

El dominicano Raúl Vélez, quien reside en el vecindario por 25 años, comentó que la oferta de espacios de estacionamiento, que plantea el proyecto, no es una solución concreta al problema de tránsito.

“En las horas pico las calles están llenas de autos estacionados en doble fila, el problema es para los que vivimos aquí“, apuntó. “Nos ofrecen estacionamiento, pero cuánto nos cobrarán por hora o alquiler mensual. Obviamente no será gratis”.

En contraste, María Neira, residente por seis años, respalda el plan con la esperanza de mejores oportunidades para sus hijos adolescentes.

“Los chicos tendrán un espacio deportivo a sus disposición. En este vecindario necesitamos áreas verdes y buena economía, no una armería sin usar”.

De cara a la votación del Concejo Municipal, el martes 10 de diciembre, pequeños negocios y residentes se debaten entre los beneficios y el impacto a su comunidad.

“Se ha hecho claro para nosotros que la comunidad no está bien representada en el acuerdo”, dijo el concejal Fernando Cabrera, que ayer participó en un rally para oponerse al proyecto junto a miembros de la comunidad.

“La clave del éxito anticipado de este proyecto es que representa la culminación de un proceso en el que han participado todos los que tienen un interés en el futuro de la Armería de Kingsbridge“, dijo Rubén Díaz Jr, presidente del condado de El Bronx, durante su comparecencia en el Comité del Concejo que evalúa el proyecto.