Un ‘Dream Act’ para el bienestar de Nueva Jersey

Por mucho tiempo ya, a un grupo de residentes de Nueva Jersey se les ha venido negando la oportunidad de vivir el ‘sueño americano’.

Ellos son gente joven que ha crecido en nuestro estado, concurrido a nuestras escuelas y a la que le han dicho, que si trabajan duro van a salir adelante. Pero cuando se gradúan de la secundaria, muchos de ellos encuentran que la puerta para una educación superior –la oportunidad para un trabajo bien pagado y un mejor porvenir para ellos, que el de la generación anterior a la de ellos—está cerrada.

Nosotros estamos comprometidos a legislar para revertir esa política discriminatoria. El proyecto de ley que estamos promoviendo, cambiará la manera de cómo nuestro estado trata a esa gente joven, y asegura que todos los residentes de Nueva Jersey reciban las mismas oportunidades para ir a la universidad y obtener una carrera exitosa. Nosotros estamos peleando por una matrícula igualitaria para los Soñadores, no sólo porque es lo correcto que debemos hacer por estos jóvenes, sino porque también es importantísimo para el futuro exitoso de nuestro estado.

Nuestro proyecto de ley tiene por objetivo darle acceso a la educación superior, a todos los residentes de Nueva Jersey sin importar su estatus legal, al proporcionarles la elegibilidad para las tasas de matrícula a nivel estatal, en las universidades públicas. Esto es esencial para la creación de una fuerza laboral educada.

Para poder competir nacionalmente y con las fuerzas laboral a nivel global, necesitamos tener una gente robusta, educada y que esté equipada para los trabajos del Siglo 21. Pero solo podremos hacer eso si reconocemos los valores de todos nuestros residentes y les damos a cada uno la oportunidad de sobresalir.

Nosotros reconocemos la importancia de la educación superior, por lo que es crucial que nos aseguremos que este proyecto de ley les dará esa oportunidad a todos por igual. Por eso urgimos al gobernador y a nuestros colegas de la Legislatura a continuar con el impulso y apoyar finalmente la versión de la ley “Dream Act” de Nueva Jersey. Haciendo esto, terminaremos con un sistema que crea un estatus de segunda clase de Soñadores. Vamos a poner fin a la desigualdad que amenaza con dañar nuestra economía estatal, devolviéndoles sus sueños a esos jóvenes promisorios. Al tiempo que vamos a detener la abierta discriminación que existe contra esos niños que llaman al gran estado de Nueva Jersey, su casa.

Después de casi 10 años de debate estamos más cerca que nunca de que una propuesta de matrícula igualitaria se convierta en ley. Estamos más cerca que nunca de poder proveer igualdad, inclusión y justicia, a nuestros residentes. Y el progreso que hemos logrado, sólo ha sido posible porque nos mantuvimos comprometidos por un mejor Nueva Jersey.