Instan a personal estadounidense a abandonar Sudán del Sur

Un fallido golpe de Estado el pasado domingo, que provocó la muerte de al menos 500 personas, mantiene a la región en inestabilidad
Sigue a El Diario NY en Facebook
Instan a personal estadounidense a abandonar Sudán del Sur
Sudaneses del Sur arriban a un campamento de la Misión de las Naciones Unidas cerca del aeropuerto internacional de Juba.
Foto: Archivo

Washington – El Gobierno de Estados Unidos ordenó hoy a su personal no esencial que abandone Sudán del Sur a causa de los combates desencadenados tras un fallido golpe de Estado el pasado domingo y recomendó a sus ciudadanos que están allí que salgan “inmediatamente” del país.

En un comunicado, el Departamento de Estado ordenó a todo el personal no gubernamental de EEUU que no sea de emergencia que abandone el país “debido a la inestabilidad política y social en curso”, que ha causado al menos 500 muertos y ha obligado a unas 10,000 personas a buscar el cobijo de la ONU.

La embajada en Sudán del Sur también suspendió sus operaciones normales “hasta nuevo aviso” y en este momento “no puede proporcionar los servicios consulares rutinarios” a los ciudadanos estadounidenses en ese país.

El Departamento de Estado recomendó, además, a los estadounidenses que no viajen al país y a los que están allí ahora, que “salgan inmediatamente”.

La advertencia de hoy reemplaza a otra emitida el pasado, 22 de octubre, para reflejar los “riesgos” de permanecer en Sudán del Sur.

El ministro sursudanés de Defensa, Kuol Manyang, informó en declaraciones a la televisión estatal de que entre los 500 muertos hay civiles y militares, además de unos 200 heridos.

Militares disidentes trataron sin éxito de asaltar el domingo el Ministerio de Defensa, la sede del partido gobernante Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS) y el mayor almacén de armas de la capital, Yuba.

Ante esta situación, el jefe de Estado denunció ayer un “intento de golpe de Estado fracasado”, del que responsabilizó a los partidarios de Mashar, su principal rival político.

Esos violentos sucesos han llevado a la huida de al menos 10,000 civiles de los barrios más peligrosos de la capital, los cuales han pasado a estar bajo la protección de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán (UNMISS).

“Animamos a los líderes políticos del país a que se abstengan de efectuar toda acción que pudiera agravar más una situación ya tensa y les instamos a calmar a sus seguidores”, subrayó hoy en una rueda de prensa la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf.