Gabriel Coronel encuentra el balance

El galán venezolano se siente estable al encontrar pareja

Nueva York — El actor Gabriel Coronel había tenido un día pesado ayer. Empezó a hacer prensa en Nueva York desde las cinco de la mañana, y luego se encontraba haciendo fotos en Central Park en un día caracterizado por el frío y los residuos de hielo que habían quedado de las tormentas. Era la primera vez que veía la nieve.

“Esto me tiene muy nervioso, porque me escriben mucho desde Nueva York, esta es la capital del mundo. Estoy haciendo un evento y esperas que la gente vaya a apoyarte así que llegar a este punto es un gran halago. Estoy a la expectativa, pero plenamente feliz”, manifestó el actor sobre la firma de autógrafos que realizaría horas más tarde en El Bronx.

Y no es para menos, con el lanzamiento de su primer álbum “Desnudo” el 5 de noviembre, el venezolano debutó en el top siete de ventas Billboard en el género pop.

“Me levanto pensando en música y me acuesto pensando en música, yo creo que es una cosa obsesiva, pero así va, corre por las venas”, dice el actor, quien manifiesta que desde los 12 años cuando empezó a estudiar música, se encontraba soñando con la materialización de este disco.

Durante la caminata por Manhattan un grupo de admiradores lo reconoce y le pide tomarse una foto, lo que el acepta con la mayor gracia y emoción. Dice que le encanta la interacción con sus fans.

“No es fácil”, continúa. “Los que somos actores y comenzamos un camino musical empezamos como en menos dos, porque la gente tiene una imagen de lo que son los actores que quieren ser cantantes, así que me he aferrado mucho al hecho de que yo soy un músico, y creo que la gente lo ha aceptado”.

A pesar de esa determinación, lo cierto es que la imagen del venezolano como galán se ha disparado desde su participación en la novela “Marido en Alquiler”, y de hecho, confiesa que ya ha tenido que rechazar algunos proyectos en la pantalla chica.

También le atribuye el buen momento por el que está pasando a haber encontrado una pareja.

“Creo que para crecer como persona y profesional, el lado sentimental tiene que estar muy bien”, señala.