Demócratas afectados de Obamacare

GRAND RAPIDS, Michigan — Como consecuencia de las fallas que se presentaron cuando entró en vigencia la ley del plan de salud del presidente Barack Obama, los demócratas se aprestan a una ardua batalla en la contienda por escaños en el Senado que hace dos meses tenían confianza de ganar fácilmente.

Los problemas técnicos en el sitio de inscripción en Internet que duraron semanas y la ansiedad provocada por las cancelaciones de pólizas de seguro para millones de personas han eliminado la ventaja inicial que gozaban los candidatos demócratas Gary Peters de Michigan y Mark Udall de Colorado.

Mientras se acerca el año de elecciones, esos problemas técnicos parecen haber dado un estrecho margen de posibilidades para los republicanos que desean ganar el control del Senado.

“No ha quedado mucho margen ahí. Colorado es definitivamente competitivo”, destacó Craig Hughes, un consultor demócrata, de Denver que dirigió la campaña de Obama en el 2012, así como la campaña del senador Michael Bennet en el 2010. “El sitio de Internet ha sido un desastre”.

Los republicanos necesitan ganar seis escaños en el Senado en las elecciones legislativas que por lo general perjudican al partido que ocupa la Casa Blanca. Una victoria ya sea en Michigan o en Colorado, que fueron ganados por Obama tanto en el 2008 como en el 2012, aumentaría sus posibilidades tremendamente. Los demócratas ya defienden sus escaños en siete estados donde ganó Obama, entre ellos los cargos de tres que se jubilan.

Tanto Peters, representante en su tercer mandato, y Udall, en su primer mandato como senador, votaron a favor de la ley de salud. Ellos repitieron el mensaje ahora desacreditado de Obama, de que la gente que ya tenía seguro de salud no iba a perder sus planes si estaban satisfechos con éstos.

A mediados de noviembre, 4.2 millones de estadounidense recibieron avisos de cancelaciones de sus pólizas de seguro, informó AP, al menos 225,000 de ellos en Michigan. Hasta el 30 de noviembre no se habían inscrito ni 7,000 residentes de Michigan en el mercado federal de seguros, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos.