Fiesta sin regalo de gol

El Arsenal empata con Chelsea y comparte el liderato con Liverpool
Fiesta  sin regalo de gol
La defensa del Arsenal pasa dificultades ante el asedio de Gary Cahill, de Chelsea, en un trámite del partido disputado ayer en Londres.
Foto: AP

LONDRES (EFE).— Arsenal y Chelsea empataron a cero en el derbi londinense de la decimoséptima jornada de la Premier en un partido poco brillante, jugado con mucho respeto por ambos conjuntos, que se jugaban, en caso de victoria, la posibilidad de encabezar el campeonato inglés, pero que con la igualada permiten que el Liverpool sea el que mande en la tabla por diferencia de gol.

Sin hacer un futbol excelso, el Chelsea fue mejor en la primera mitad. Tardó en hacerse con el mando del encuentro, pero fue elaborando poco a poco un dominio del balón que ahogó al Arsenal, desconocido en los últimos combates, dentro de su parcela.

Con cambios respecto al equipo que perdió 6-3 contra el Manchester City la jornada pasada (Thomas Vermaelen sustituyó al lesionado Laurent Koscielny y el checo Rosicky fue titular en sustitución del sancionado Ramsey, mientras que Giroud fue el nueve titular), los de Arsene Wenger no supieron salir de la tela de araña tejida en el centro del campo por José Mourinho.

“Conseguimos un buen punto pero dejamos escapar dos en casa”, resumió Wenger.

Bajo una intensa lluvia, el Chelsea pudo batir al polaco Szczesny en el último tramo del primer acto, pero un disparo de Lampard en el 31′, desde la esquina derecha del área del Arsenal, se estrelló con violencia en el larguero del cancerbero.

A la ocasión le sucedieron más oportunidades del Chelsea, en el Cahill fue titular en la defensa en lugar de David Luiz y Fernando Torres el nueve de Mourinho.

La misión de Mourinho era controlar el ataque del Arsenal, que no ha caído como local en la liga desde el primer encuentro de la temporada.

Y el técnico portugués tuvo éxito con un esquema que privilegió el orden en la cancha.

“Para nosotros era importante no perder este partido”, dijo. “Una cosa es estar dos puntos detrás de los líderes y otra hubiera sido rezagarnos a cinco”.

En la segunda mitad, el partido continuó por los mismos derroteros, con un Arsenal espeso, sin chispa en el centro del campo, en el que el alemán Mesut Ozil anduvo poco inspirado, y con el Chelsea más cerca de marcar que su rival.

Todo en medio de un encuentro, en general, malo y que se endureció en el último cuarto de hora, posiblemente por todo lo que estaba en juego.

Y fue en esos últimos minutos cuando el Arsenal pudo anotar y dos veces, las dos por mediación del francés Olivier Giroud, pero no tuvo la suerte de cara. No hubiera sido justo.

Por eso el encuentro murió con un insulso empate a cero, que mantiene al Liverpool líder, al Arsenal segundo y al Chelsea cuarto, por detrás del Man-City, que es tercero.