Helicópteros sirios bombardean pueblo

Helicópteros sirios bombardean pueblo
Un sirio llora mientras carga el cuerpo de un menor que murió en un ataque aéreo al vecindario de Marjeh, en Aleppo.
Foto: authors

BEIRUT, Líbano/AP — Fuerzas del gobierno ampliaron ayer la campaña de ataques aéreos a zonas bajo control insurgente en el norte de Siria, de los cuales uno dejó 15 muertos en un importante poblado de la frontera con Turquía, dijeron activistas.

El ataque a Azaz fue el más reciente en que se volvieron a usar los llamados “barriles bomba”, potentes pero imprecisos, que también se han arrojado sobre la ciudad norteña de Alepo y los poblados que la rodean, dijo un activista que usa el nombre de Abu al-Hassan Marea.

Indicó que los residentes del pueblo le informaron que 15 personas murieron en el ataque. Otro grupo activista, los Comités de Coordinación Local, dio la misma cifra de víctimas.

Con el bombardeo a Azaz parece que el gobierno ha aumentado el rango de objetivos una semana después de que iniciara una ofensiva aérea inusualmente potente contra Alepo. Ésta, la ciudad más grande de Siria, está dividida en áreas controladas por el gobierno y por los insurgentes.

Los barriles bomba son contenedores cargados con explosivos y combustible muy imprecisos en sus blancos, ya que a menudo caen en escuelas y mercados, donde generan daños masivos. En los cuatro primeros días de la campaña actual dejaron al menos 189 muertos y 879 heridos, de acuerdo con la organización activista Médicos sin Fronteras.

El gobierno no ha hecho comentarios sobre la intensificación de los ataques en Alepo ni sobre el uso de esas armas rudimentarias. Su uso deja entrever que el presidente Bashar Assad trata de fortalecer su posición un mes antes de que comiencen las conversaciones de paz en Suiza. Los barriles bomba también cayeron sobre los barrios de Qadi Askar y Marjeh, en Alepo, lo que derivó en tres muertes, dijeron Marea y otro activista que se identificó como Abu Raed.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que una mayoría de civiles murieron el domingo por el lanzamiento de esos barriles cargados con explosivos cerca del mercado de Masaken Hanano. Los proyectiles alcanzaron autos y caminos, así como un edificio de dos pisos, que quedó destruido.