La historia no las perdonará

Cada cual tiene derecho a su propio criterio. De eso no se puede privar a nadie. Es innato ser individualista y hasta permisible el guardar rencores. Por supuesto hay excepciones.

En estos días el desenlace de lo que ha resultado ser la lucha por poder político —más allá de las elecciones del pasado 5 de noviembre—, se ha tornado peligroso.

Me refiero al proceso político que se está llevando a cabo por lo que es el segundo puesto político de la ciudad de NY con poder, influencia y control del presupuesto. El próximo 8 de enero los 51 miembros del Concejo Municipal escogerán entre sí quien será “Speaker”, o lo que en efecto es, el portavoz de la legislatura municipal.

Es conocido que la principal aspirante, y quien lleva todas la de obtener la mayoría del respaldo de sus colegas, es la edil Melissa Mark-Viverito. Todo apunta a que la puertorriqueña tiene más de los 26 votos —de hecho en un comunicado la edil asegura que ya tiene 30 de los ediles— necesarios para hacer historia como la primera latina(o) en lograr el poderoso título.

Sin embargo, nos preocupa y nos hierve la sangre que haya tres colegas —puertorriqueñas— que no la están respaldando.

Las ediles María del Carmen Arroyo y Annabel Palma de El Bronx están opuestas a Melissa por riñas viejas que las limitan.

La sorpresa la dio la concejal Rosie Méndez quien pensamos era aliada de Melissa y que ha librado luchas por derechos que honran a nuestras pioneras puertorriqueñas. Ayer la edil me escribió diciendo que no quiere ni discutir la contienda por “Speaker.” Por ende, la funcionaria se ha dejado cegar por lo que sea que haya pasado entre ella y su antigua amiga Melissa y lo que sería un logro histórico.

Ya he escrito, dicho y repetido que Melissa no es perfecta. La he criticado y seguro que tan pronto sea seleccionada como “Speaker” estaré preparado para criticarle según se lo merezca.

El trío de oposición tendrán que lidiar con lo que la historia diga de ellas y otros la contaremos con lujo de detalles para que caminen cabizbajas.