Frustración por falta de reforma migratoria

San Salvador/Notimex — El debate sobre la reforma migratoria en Estados Unidos fue “frustrante” este año ante la “oposición ideológica” de los republicanos, señaló el gobierno de El Salvador.

Las autoridades salvadoreñas, que habían cifrado sus esperanzas de que el proceso avanzara durante el segundo mandato del presidente Barack Obama, se vieron frustradas por la oposición antiinmigrante que se movilizó para incidir en la sociedad estadunidense.

El viceministro de atención a los salvadoreños en el exterior, Juan José García, dijo que cuando avanzaba la discusión para la aprobación de una reforma migratoria integral, ese sector conservador trabajó para “echar al traste sus esperanzas”.

Para Centroamérica y México fue frustrante porque esperaban que con la aprobación de la propuesta de reforma por parte del senado de Estados Unidos se abrirían las posibilidades y sólo faltaría superar el último escollo en la Cámara de Representantes dominada por los republicanos, apuntó.

Sin embargo, los republicanos se dedicaron a lo largo de este año a boicotear la reforma migratoria y dejaron entrever de manera reciente que por lo menos en 2013 la misma no sería discutida, indicó el funcionario.

Denunció que el aparato ideológico de los republicanos ha estado vendiendo que los 11 millones de indocumentados representan un problema para la seguridad de Estados Unidos, desde el ataque a las Torres Gemelas y el Pentágono en 2001.

El viceministro explicó que es preocupante porque prácticamente el presidente Obama ha aceptado el mecanismo propuesto por los republicanos de aprobar la reforma migratoria en pedazos, por lo que la misma ya no sería integral.

Con todos los obstáculos que ha tenido dicho proceso, “no creemos que se vaya a aprobar una propuesta para ser discutida en la Cámara de Representantes por los tiempos”, pues está por terminar este año e incluso 2014 es un año electoral, enfatizó García.

Puntualizó que 2014 será un año difícil para que avance la propuesta de reforma, porque habrá elecciones legislativas en ese país.

En Estados Unidos hay casi tres millones de salvadoreños legalizados e indocumentados, según datos del gobierno de El Salvador. El Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos reveló en 2011 que hay entre 900 mil y un millón de salvadoreños sin papeles.

De ese total, 206 mil salvadoreños viven en Estados Unidos amparados en el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) y ante una eventual reforma migratoria, El Salvador espera que sus ciudadanos ingresen en forma automática para obtener la residencia permanente.

García explicó que las remesas que envían los salvadoreños cada año desde Estados Unidos sobrepasan los cuatro mil millones de dólares, que equivale al 17.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, lo que significa ingresos adicionales a 324 mil familias.

Las remesas continúan siendo un “gran estabilizador de la economía nacional y familiar”, explicó el viceministro al señalar que una eventual reforma aumentaría el flujo de remesas porque habría más trabajo y estabilidad para los beneficiados.