Crowdismo, la financiación alternativa para latinos

Nueva York — Hay veces que lo fácil es tener una idea que se destaque. Lo difícil es el resto, es decir, que la idea se ponga en movimiento, que se encuentre financiacion y que el mercado responda.

Es algo que le paso a Gladys Benitez-Reilly, dueña y presidente de una escuela de español, Viva Spanish). Benitez-Reilly, que vive en Willoughby (Ohio) tuvo la idea de promocionar esta lengua con camisetas similares a las flashcards que se usan para enseñar palabras a los niños. Para financiar este proyecto y crear un inventario optó por una alternativa que no ha hecho más que crecer en los últimos años, el crowdsourcing.

A traves de esta vía se capta dinero con aportaciones de grandes grupos de personas, normalmente en Internet, que creen en un determinado proyecto y quieren formar parte de él a cambio del servicio o mercancía que se ofrezca con la idea, en muchos casos mediante una preventa.

Hay algunas empresas, como Kickstarter, que se estan dedicando a facilitar este encuentro de los empresarios y sus financiadores. Una de ellas, es latina y esta dando sus primeros pasos.

Se trata de crowdismo, una sitio oline lanzado el pasado verano por dos hispanos de Santa Barbara (California), José Huitrón, un experto en marketing en la comunidad latina, y José Guevara, un desarrollador de Internet. Ambos estan creando un acceso al capital que no siempre es fácil para las minorías que quieren echar a rodar un proyecto o tienen una start up en la cabeza. De hecho, según Huitrón, solo el 2% del dinero que mueven las empresas capital riesgo va a negocios de afroamericanos y latinos.

Las dificultades para que los latinos llegaran a finaciar sus ideas con éxito cuando “la nuestra es una comunidad tan creativa”, les animo a poner en marcha esta página en Internet que según Huitrón “es un catalizador para lanzar las ideas del mundo latino al mercado”. De momento, tienen dos proyectos que han conseguido parte del capital que buscaban, el de las camisetas de Viva Spanish de Benitez-Reilly y la financiacion de un centro comuniario de arte en Súa Ecuador.

?>