Importación ilegal de autos de EEUU pega a sector en México

Esta situación deprecia hasta en 30 por ciento el valor de las unidades legales en México.
Importación ilegal de autos de EEUU pega a sector en México
Al concluir el año, la importación de autos usados procedentes de EEUU llegará en el periodo a 650 mil unidades.
Foto: EFE

A 20 años de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la industria automotriz mexicana continúa padeciendo la importación legal e ilegal de vehículos procedentes de Estados Unidos, por lo que el sector pidió “tolerancia cero” a fin de solucionar este problema.

De acuerdo con la industria automotriz, esta situación deprecia hasta en 30 por ciento el valor de las unidades legales en México, e impide el desarrollo de la cadena comercial nacional.

Estima que al concluir el año, la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos llegará en el periodo a 650 mil unidades, cifra que representa 62 por ciento del número de vehículos nuevos vendidos en el mercado interno.

A ello se suma una cifra importante de autos de contrabando o “chocolate” que siguen llegando a México; por ello, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) pidió “tolerancia cero”.

El director adjunto de la AMDA, Guillermo Rosales Zárate, sostuvo que con la entrada de vehículos usados desde 2005, año en que se permitió la importación de unidades sin restricciones, la cifra asciende a más de siete millones 100 mil unidades.

Destacó que se trata de una masa acumulada “muy importante” que llevan a que al cierre de diciembre se tengan siete millones 250 mil unidades.

Consideró que pese a que las autoridades han emitido decretos para regular la importación indiscriminada de autos, en la actualidad “jueces en el estado de Baja California buscan seguir con una serie de amparos que ya permitieron la introducción de 90 por ciento de basura vehicular al país.

Refirió que los amparos son principalmente contra dos puntos que contiene el decreto, el cual regula la importación indiscriminada de unidades y que fue promulgado por la pasada administración federal.

El primer punto está relacionado con no pagar arancel de los vehículos importados originarios de Estados Unidos y el hecho de que se tiene que presentar un certificado de origen expedido por un fabricante, y en caso de no se acredite se permitirá la importación pagando un arancel de 10 por ciento para la importación definitiva.

El segundo punto, dijo, se refiere a que ese arancel que se pagaría en caso de no presentar el certificado de origen va en función de una lista de precios elaborada por la Secretaría de Hacienda, la cual aunque están por debajo de los precios del mercado, tiende a reflejar el costo comercial de cada uno de los vehículos según marca, modelo y mercado de Estados Unidos.