La vida después de Bloomberg

La vida después de Bloomberg
Falta por ver si el gobernador Andrew Cuomo cambiará su postura sobre el NY Dream Act con miras a la reelección en el 2014.
Foto: edlpmariela lombard

Nueva York – Tras 12 años de agridulce dominio de Bloomberg, 2014 aspira pasar a la historia como el año en que la ciudad cambió de rumbo: del enfoque ultra corporativo del alcalde milmillonario, a la visión ultra social del nuevo jefe Bill de Blasio. Pero pasada la retórica de la temporada electoral, la tarea ahora es lograr cambios significativos, sin comprometer los avances logrados por Bloomberg. En ese contexto, se presentan varios temas que dominarán la atención de la prensa política en los próximos meses.

Enero marca oficialmente el fin de la era Bloomberg y el inicio de la nueva fase “progresista” de la ciudad. Aunque según una encuesta reciente 73% de los neoyorquinos dicen tener esperanza de que De Blasio hará un buen trabajo, el nuevo alcalde arranca su gestión enfrentando el escepticismo de observadores que cuestionan cómo el político de nobles ideas pero poca experiencia gerencial logrará cumplir con sus promesas, sobre todo ante el oscuro pronóstico fiscal para 2015 y con los sindicatos de trabajadores municipales esperando aumento de sueldo.

Los ojos están puestos en su capacidad de persuadir a la legislatura estatal en Albany de subirles los impuestos a los ricos, y así generar los fondos para cumplir su promesa central de establecer el servicio de preescolar público a tiempo completo y expandir los programas públicos para después de la escuela. “De Blasio vivirá en Albany en sus primeros tres meses, cuando ocurren las sesiones legislativas”, dijo en forma figurativa el veterano consultor político Luis Miranda. “Pero si encuentra los fondos para pagar por la expansión de preescolar, se puede ir a Puerto Rico a descansar”.

En noviembre, la conservadora revista The Economist resumió la situación del nuevo alcalde de esta manera: “Los críticos del Sr. De Blasio temen que su victoria presagia el retorno a las calles peligrosas y al gobierno disfuncional que la ciudad soportó en los 1980s. Es demasiado temprano para decir que eso ocurrirá; habiendo hecho campaña en poesía, el Sr. De Blasio puede ser forzado a gobernar en prosa”.

Para evitar la percepción de ser puro blablabla, De Blasio deberá anotar varios goles durante los primeros 100 días de gobierno que le ayuden a mantener la confianza del electorado. Algunos objetivos pueden ser restringir el programa policial conocido como “stop and frisk“, imponer una moratoria de cierre de escuelas de bajo desempeño, o reducir el número de familias que viven en la calle.

El ambiente en Albany será más político de lo usual. Con más de $30 millones en sus arcas de campaña, y sin una competencia republicana significativa (hasta ahora se mencionan el poco conocido legislador de Westchester Robert Astorino y el famoso empresario Donald Trump), el gobernador Andrew Cuomo parece entrar tranquilazo en su temporada de reelección. Pero con la mira en las presidenciales de 2016, este año veremos maniobras desde su oficina para afirmar su liderazgo ante el bloque progresista de Nueva York.

Es posible que Cuomo termine encontrando alguna manera de financiar los programas de preescolar y para después de la escuela que el electorado de la ciudad espera, y así podrá clamar victoria. “No me parece que el gobernador impondrá un nuevo impuesto en su año de elección, pero sí creo que los recursos [para el plan de preescolar] van a aparecer”, opina Miranda.

También es posible que, presionado por políticos de la ciudad (especialmente el presidente de la Asamblea Sheldon Silver) y movimientos pro-inmigrantes alrededor del país, Cuomo finalmente se sensibilice este año y apoye el Dream Act estatal, el cual abriría el programa de asistencia financiera estatal a universitarios indocumentados.

Una nueva y prometedora dirigencia hispana se estrena este año y habrá que ver qué ofrecen en estilo y sustancia. El cambio más prominente es la promoción de la concejal Melissa Mark-Viverito al puesto de presidenta del cuerpo legislativo. De ser electa por sus colegas en el Concejo, como se espera el 8 de enero, ocuparía la segunda silla más importante en el gobierno después del alcalde. También hay expectativa por la nueva generación de jóvenes concejales recién elegidos: Carlos Menchaca, Rafael Espinal, Antonio Reynoso y Ritchie Torres.

Pero todavía se espera que más hispanos se unan a la administración de De Blasio. En una carta enviada a finales de diciembre, el presidente del Instituto Nacional para Políticas Latinas, Ángelo Falcón, le lanzó una advertencia directa a De Blasio: “estamos monitoreando su historial de nombramientos de latinos en esta fase temprana (…) para dejarle saber personalmente la importancia de atacar este problema y compensar por más de 20 años de marginalización de nuestra comunidad en el gobierno municipal”.

Al cierre de esta edición, tres hispanos habían sido anunciados entre los 80 puestos en el gabinete bajo control del alcalde: Lilliam Barrios-Paoli, vicealcaldesa en asuntos de salud y servicios sociales, Gladys Carrión, Administración de Servicios Infantiles y Carmen Fariña, Departamento de Educación.

Este año crecerá el debate en Albany en torno a la legalización de la marihuana. En diciembre, un proyecto de ley fue introducido en la legislatura estatal, convirtiendo a Nueva York en el sexto estado que considera propuestas de desregularización. Otro tema que generará atención será la entrada en efecto en abril de la prohibición de cigarrillos eléctricos en áreas públicas, y la restricción de los contenedores del material no reciclable anime (también llamado Styrofoam).

“Es ampliamente sabido que las políticas sobre el uso de marihuana en Nueva York no funcionan”, sostuvo Gabriel Sayegh, de la Alianza sobre Políticas de Drogas. “Hay varias propuestas en consideración, y nos sentimos optimistas de que en 2014 podemos ganar reformas en áreas donde hay considerable acuerdo, como permitir su uso médico y acabar con la cruzada racial discriminatoria de arrestos por marihuana”.