Obamacare afronta un gran reto

Obamacare afronta un gran reto
Familias cubiertas por Obamacare participan en una actividad a favor de la reforma de salud.
Foto: archivo

Washington — La cobertura médica para más de un millón de personas que han logrado seguro a través de “Obamacare”, entre ellos Benito Balderas y Margarita Fernández, afrontará hoy su primera gran prueba de fuego tras haber superado las trabas de 2013.

Los mercados de seguro federal y estatales, que conforman la piedra angular de la reforma de salud de 2010, se pondrán a prueba a partir de hoy, cuando los hospitales, farmacias, clínicas y demás centros médicos comiencen a enviar facturas a las aseguradoras.

Hasta ahora, la principal traba surgió en el proceso de inscripción en la página web “Healthcare.gov”, que durante tres meses tuvo tropiezos, sumado a la cancelación de planes incompatibles con la primera gran reforma sanitaria desde 1965.

Pero el 2014, que traerá comicios para reconfigurar el Congreso, abrirá paso a interrogantes sobre si esta reforma mejorará la cobertura médica y abaratará los costos; si las empresas reducirán o modificarán los beneficios médicos, y si el aumento en la demanda afectará la calidad de servicios.

Por ahora, nada de eso afecta a más de 1.1 millones de personas que se inscribieron en “Obamacare” entre octubre y diciembre, y que tendrán seguro a partir de hoy —muchos por primera vez en décadas— y una preocupación menos al recibir el 2014.

“Obtuve mi seguro con la ayuda del grupo Get Covered America, que me explicó los pasos, y soló tardé 45 minutos en inscribirme. Aunque tengo buena salud es un alivio saber que si me pasa algo puedo ir a un médico”, dijo Balderas, de 24 años y quien trabaja para una compañía de fianzas en Houston (Texas).

“Escogí un seguro individual de bronce, y pagaré $44 mensuales. Sé que hay gente que se queja, pero creo que vale la pena porque ya podré hacer cita con un médico”, agregó Balderas, nacido en EEUU de padres mexicanos.