Schumacher mejora, pero sigue en peligro

Los médicos advierten que no pueden predecir el futuro del excampeón mundial de F1
Schumacher mejora, pero sigue en peligro
Michael Schumacher esquiando en enero de 2006 en Italia.
Foto: AP ARCHIVO

GRENOBLE, Francia/AP — Michael Schumacher experimentó “sorprendentes” indicios de mejoría, aunque los médicos dijeron ayer en tono sombrío que aún no pueden ofrecer un pronóstico para el multicampeón de Fórmula Uno.

Schumacher, que mañana viernes cumplirá 45 años, sufrió graves lesiones en la cabeza cuando se cayó y golpeó con una roca mientras esquiaba con su hijo en los Alpes franceses. Su representante confirmó que el accidente rompió el casco que Schumache llevaba puesto.

En una rueda de prensa, los médicos del Hospital Universitario de Grenoble informaron ayer martes que el retirado piloto alemán fue intervenido por segunda vez, luego que un examen del cerebro mostrase pequeños y “sorprendentes” indicios de mejoría.

La condición de Schumacher se estabilizó algo tras la segunda operación, pero él sigue en coma inducida — y los médicos no ofrecieron predicciones de cuánto durará ese estado.

“No podemos decirles nada más sobre el futuro”, indicó Gerard Saillant, cirujano y amigo de la familia que está en Grenoble.

Saillant dijo que sería “estúpido” hacer predicciones sobre la recuperación de Schumacher.

Schumacher y su hijo de 14 años esquiaban en Meribel, donde la familia tiene un chalet, cuando se cayó y se golpeó la parte derecha de la cabeza en una piedra. Inicialmente fue llevado a un hospital local y luego al hospital de Grenoble, que tiene uno de los mejores equipos de neurología en Francia.

El doctor Emmanuel Gay, jefe de neurocirugía del hospital, dijo que una tomografía realizada el lunes mostró contusiones en casi todas partes del cerebro de Schumacher, pero también un inesperado alivio de la presión.

“El examen fue sorprendente”, señaló Gay.

Pero él y otros médicos advirtieron que la condición de Schumacher seguía siendo grave tras la operación para eliminar el daño mayor y más accesible, en la parte izquierda del cerebro.

“No podemos decir que está fuera de peligro… pero hemos ganado un poco de tiempo”, destacó el doctor Jean-Francois Payen, el médico a cargo de la unidad de cuidados intensivos del hospital. “Las próximas horas son cruciales”.

Payen declaró a BFM-TV el lunes que los estudios médicos indican que entre un 40 y 45% de los pacientes con este tipo de lesiones logran recuperarse. “No trabajo estadística, trabajo con pacientes”, recalcó.

Los médicos sedaron artificialmente a Schumacher, además de bajarle la temperatura corporal a entre los 35 y 35 centígrados (93.2 a 95 fahrenheit) para reducir la presión intracraneal, aminorar el consumo de energía y permitirle descansar.

Schumacher se retiró en 2006 tras obtener cinco títulos de la F1 en forma consecutiva corriendo para Ferrari; antes había ganado dos con Benetton. En 2010 regresó a las pistas y estuvo tres temporadas con la escudería Mercedes sin pena ni gloria, hasta que el año anterior volvió a decir adiós.

‘Schumi’, el cariñoso apodo que le dieron sus fanáticos, fue famoso por su estilo agresivo de conducir en la pista, así como muy activo fuera. En su retiro, se dedicó a la práctica de esquiar, montar caballos y saltar en paracaídas.

Sabine Kehm, la manager de Schumacher, dio más detalles sobre el accidente, confirmando que el casco se rompió en el impacto.

“Parece que al tomar una curva, se fue contra una roca que no vio y salió despedido contra otra piedra”, indicó Kehm. “Fue algo demasiado fortuito, de mucha mala suerte. Michael no iba esquiando a alta velocidad”.