Sudamérica: el desafío de la igualdad

Sudamérica: el desafío de la igualdad
Gobierno de Rafael Correa enfrenta retos económicos por la baja del petróleo.
Foto: archivo

Caracas — El calendario político de Sudamérica a partir de enero tiene varias fechas trascendentales subrayadas en rojo, con un objetivo principal como factor común: que el crecimiento económico sostenido avance en la lucha contra las desigualdades.

“El desafío principal está en fomentar pactos sociales que estimulen la productividad e impulsen un crecimiento con igualdad”, avanza la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El subcontinente vislumbra sus mejoras económicas, confirmadas en 2013, a partir de miradas políticas muy distintas. La victoria de Michele Bachelet en Chile ha reequilibrado el tablero del ajedrez político: cuatro países progresistas (Brasil, Perú, Uruguay y el propio Chile), cuatro populistas o bolivarianos (Venezuela, Argentina, Ecuador y Bolivia) y dos conservadores (Colombia y Paraguay). Un juego estratégico en el que ya no incidirá con su enorme peso Hugo Chávez.

El presidente venezolano Nicolás Maduro no ha tomado el relevo internacional del “comandante supremo”. Bastantes problemas tiene en casa. La victoria descafeinada del chavismo en las elecciones municipales y el histórico encuentro, una década después, entre el gobierno y los alcaldes de la oposición, han reforzado levemente la posición del mandatario tras un año marcado por la muerte de Chávez y las denuncias de fraude.

Recordando una vez más al expresidente Bill Clinton y su famosa imprecación, se trata de economía. Venezuela sufre una crisis aguda: Con la inflación disparada por encima del 50%, con escasez y desabastecimiento de alimentos y productos básicos, con apagones eléctricos por todo el país, y con los hospitales en emergencia nacional.

El rumor de una nueva devaluación en medio de las fiestas navideñas es unánime en los mentideros de Caracas. “Es obvio que el gobierno discute acciones en materia cambiaria. Eso forma parte del ajuste indispensable. Lo que hay es insostenible”, asegura Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

La devaluación de febrero situó la tasa fija de cambio en 6.30 bolívares por dólar, aplastado hoy por el dólar negro, que se cotiza por encima de los 60 bolívares por cada billete verde.

“Son reveladoras y evidentes las dificultades de la población para satisfacer su necesidad de bienes de consumo. Las tensiones sociales crecientes, producto de lo anterior, no tendrán la válvula de escape de elecciones por todo el 2014”, concluye un informe de la firma Croes, Gutiérrez y asociados, que coincide con la mayoría de expertos económicos del país.

Los apuros financieros del chavismo inciden directamente en el movimiento de sus fichas estratégicas, como quedó demostrado en la última cumbre de la Alianza Libre Bolivariana Antiimperialista (Alba), celebrada en Caracas a mitad de diciembre. El gobierno bolivariano se vio obligado a recortar en un 68% las ayudas a los países de PetroCaribe.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa aceptó “con gusto” el encargo realizado por los países del Alba y PetroCaribe: crear una zona económica común. “Correa quiere trascender, Ecuador le queda chico. Difícil pensar que ante el vacío de Chávez y la pusilanimidad de Maduro no aspire a mayor figuración”, advierte el analista quiteño Martín Pallares.

Coronado de nuevo en la presidencia, Correa comprobó de nuevo en 2013 que sus recetas económicas y su apuesta por la inversión social hacían crecer a su país un 3.8%, con previsiones de que en 2014 avance al 4.5%. Buenas cifras que no pueden ocultar la desaceleración provocada por el freno al crecimiento del consumo, tanto público como privado.

“En 2014 Correa tendrá que dedicarse a corregir desbalances económicos que van a aparecer ante la baja del precio del petróleo y la revaloración del dólar. Todo ello dificultará su liderazgo regional. No hay que olvidar lo mal que le ha ido en su intento de cambiar la OEA”, vaticina Pallares.

Las distintas batallas ideológicas emprendidas por el líder ecuatoriano proseguirán en 2014, extremando el control sobre las ONG y la ayuda extranjera. En una decisión que no tiene marcha atrás, la USAID (agencia de ayuda exterior de Estados Unidos) abandonará Ecuador en marzo. “Correa quiere obligar a la cooperación internacional a sus políticas. Es una situación de asfixia” que amplía a los medios de comunicación, denuncia César Ricaurte, director de Fundamedios.

“Claro que se puede”. Así de ambicioso se has mostrado el presidente Juan Manuel Santos al vaticinar su reelección en 2014. Y en primera vuelta. ¿En qué basa tanto optimismo? El subibaja de su popularidad (arriba durante las negociaciones con las FARC, bajón tras las convulsiones sociales de la segunda mitad del año, repunte hasta el 39% para cerrar 2013, con el 45% de los encuestados satisfechos por la situación económica), que asemeja un tobogán, endulza el turrón político para el líder del centro-derecha colombiano, que sigue teniendo en el expresidente Álvaro Uribe su gran detractor político.

La agenda de paz con las FARC, que se puede ampliar al Ejército de Liberación Nacional (ELN), marcará sin duda las presidenciales. De momento se han establecido preacuerdos en el farragoso asunto agrario y en participación política. Una carta ganadora para Santos, pero llena de incertidumbres que comenzarán a resolverse a mediados de enero cuando se retomen los diálogos en La Habana.

“Las exigencias de las FARC no son fáciles de cumplir, lo que va a dilatar las negociaciones. Un proceso largo que les aporta beneficios a ambos lados”, razona la internacionalista María Teresa Romero.

A las dudas que gran parte del país aún mantiene se ha sumado el enfrentamiento entre el procurador nacional, Alejandro Ordóñez, y el alcalde progresista de Bogotá, Gustavo Petro, sobre el que el gobierno anda de puntillas. La crisis institucional provocada por la destitución del primer edil y las grandes manifestaciones en su apoyo han disfrazado de árbitro al gobierno.

Mientras el país crece y crece (5,2% en 2013, y se prevé un 5,5% para 2014), la aprobación de su presidente cae en las encuestas: 73% en el último sondeo del año. Atravesado el ecuador de su mandato, a Ollanta Humala se le critica que no combate la delincuencia ni la corrupción, pero se le valoran sus programas sociales.

“Uno no entra al Gobierno como Miss Simpatía. Estoy confiado en que estamos haciendo las cosas bien”, dijo el presidente tras conocer estos resultados. Pese al subibaja, Humala sigue contando con el apoyo de la voz más poderosa de Perú, el escritor Mario Vargas Llosa. “Está haciendo un gobierno que, hechas las sumas y las restas, está siendo impecable”, afirmó vehemente el Premio Nobel.

Sobre la gestión de Humala de cara a 2014 planean dos dudas importantes: su gestión del escándalo López Meneses (exoperador político de Vladimiro Montesinos cuya vivienda era protegida de forma ilegal) y las pretensiones reeleccionistas a través de su esposa, Nadine Heredia, número 2 del partido.

Por su parte, Uruguay celebró el fin de año como si hubiera ganado el Mundial de la Política. La revista The Economist le nombró país del año: “Un estado modesto, audaz, liberal y amante de la diversión, que en 2013 legalizó el cultivo y la distribución de la marihuana”.

Y no sólo la revista destaca la “franqueza inusual” del presidente José Mújica, quien cuando abandone su cargo este año pudiera optar a ser uno de los personajes de la revista Time.

Las elecciones en Uruguay y en Bolivia precederán a las trascendentales argentinas en 2015. Y todas ellas marcadas por el triunfo de Bachelet en Chile, quien encara su segundo mandato con grandes desafíos reformistas. Su ambicioso programa educativo, tributario y constitucional estará en el punto de mira del resto de países. “Un proyecto muy ambicioso que ha suscitado multitud de expectativas en el progresismo continental”, confirma Romero.