Ancianos latinos en NYC prefieren atención en casa

Agencias como EssenMed House Calls, recibe 250 llamadas diarias para citas y anualmente atiende a unos 3,000 pacientes, el 70% hispanos

Ancianos latinos en NYC prefieren atención en casa
El dominicano Leopoldo Imbert, quien cumplirá 105 años en febrero, es un beneficiado del cuidado médico en casa para su cáncer de próstata.
Foto: EDLP / Zaira Cortés

Nueva York — Con 103 años y una avanzada osteoartritis que le impide mantenerse en pie y caminar por su cuenta, doña Clara Rodríguez necesita de los cuidados y atención constantes propios de un hospital. Sin embargo, la anciana pasa los días en la comodidad de su hogar bajo la vigilancia de una asistente o “home attendant”.

Al vivir en el tercer piso de un edificio en Washigton Heights, acudir a una clínica para recibir cuidados es una tarea imposible. Por ello, desde hace cuatro años, la dominicana recibe visitas mensualmente del doctor Sumir Sahgal.

“Muchos latinos rehúsan los servicios de los asilos. Es cultural el apego a la familia y por eso es tan común el cuido de ancianos en casa”, comentó Sahgal, fundador de la agencia EssenMed House Calls. “En los últimos años es mayor la demanda de visitas médicas a domicilio”, apuntó.

Desde 2005, la corporación, con oficinas en los cinco condados, provee atención primaria y preventiva, manejo de enfermedades crónicas, exámenes diagnósticos y administración de medicamentos, entre otros servicios a domicilio. En promedio, recibe 250 llamadas diarias para citas y anualmente atiende a unos 3,000 pacientes, el 70% latinos.

Los ancianos hispanos viven en condiciones de pobreza que les impide contratar servicios de transporte para acudir a citas médicas, sufriendo con ello el deterioro de su salud”, apuntó Sahgal.

Doña Clara no conversa, pero se mantiene atenta a la revisión médica y sonríe al asentir el frío estetoscopio en el pecho. El doctor Sahgal le dice que su corazón es saludable y ella levanta el puño con firmeza en señal de festejo.

La asistente hondureña María García, quien cuida a Rodríguez desde hace cuatro años, comentó que la mujer necesita del tratamiento médico en casa.

Las bajas temperaturas agravan su asma. Para Clarita es muy doloroso viajar en un silla de ruedas, sus huesos y coyunturas no lo resisten”, describió.

El médico destacó que 19 de sus pacientes son mayores de 100 años, entre ellos Leopoldo Imbert, un residente de El Bronx, quien cumplirá 105 años el 26 de febrero. El dominicano es sordo y no conversa, pero escribe con lucidez en una pequeña pizarra frases como “tengo frío” o “quiero comer”.

Imbert no sale desde hace varios años a causa de su precaria salud. Padece cáncer de próstata, hipertensión y problemas de circulación. Sahgal destacó que las enfermedades crónicas, como la diabetes, son las más comunes en pacientes latinos.

La mayoría de seguros médicos, incluidos Medicare y Medicaid, cubren el costo de la vista médica a domicilio. Medicare Parte B cubre servicios como cuidado de enfermería especializada, fisioterapia, servicios de patologías del habla, entre otros. Para ser elegible debe estar bajo el cuidado de un doctor y tener una certificación médica de confinado en el hogar.

Para más información, puede llamar a Medicare al 1-800-633-4227 y a Medicaid al 1-800-541-2831. También puede comunicarse con la agencia EssenMed House Calls al (718) 294-5600.