Autodefensas ocupan dos poblados

Autodefensas ocupan   dos poblados
Miembros de un grupo de autodefensa se enfrentaron con narcos en Michoacán, mientras que desconocidos incendiaron varios locales públicos.
Foto: ap y notimex

Morelia/EFE — Un grupo de civiles que integran comandos de autodefensa ocuparon este sábado dos poblados más del occidental estado mexicano de Michoacán, donde ayer se cumplió una semana de duros enfrentamientos a balazos, bloqueos de carreteras y quema de vehículos.

Una fuente de la Policía federal confirmó que los grupos de autodefensa ingresaron en la comunidad denominada El Ceñidor, en el municipio de Parácuaro, una de las 15 localidades donde existen estos comandos que surgieron con el propósito de enfrentarse al cartel del narcotráfico “Los Caballeros Templarios”.

Los civiles armados también ingresaron en la comunidad de Zapotán, en el municipio de Coahuayana, ubicado en la costa del Pacífico.

La fiscalía de Michoacán informó ayer de que la ola de violencia registrada las pasadas 24 horas en Apatzingán concluyó con doce camiones de carga quemados, autobuses de pasajeros y vehículos compactos calcinados en los municipios de Parácuaro y Apatzingán.

Además, varios comercios también fueron incendiados por hombres armados que se oponen a los grupos de autodefensa.

Hipólito Mora, líder de uno de los grupos de autodefensa, dijo que en las próximas horas intentarán tomar los municipios de Uruapan, Los Reyes y Apatzingán, este último el principal bastión de “Los Caballeros Templarios”.

Los grupos de civiles armados surgieron en Michoacán en febrero de 2013 para enfrentarse a “Los Caballeros Templarios”.

En Michoacán operan grupos de autodefensa o policías comunitarias como ellos se denominan en 15 de los 113 municipios.

Estos lugares son Buenavista Tomatlán, Coalcomán, Aguililla, Tepalcatepec, Los Reyes, Chinicuila, Aquila, Paracho, Cherán, La Huacana, Tancítaro, Churumuco, Parácuaro, Coahuayana y en una comunidad de Apatzingán.

El Ejército y la Policía Federal lanzaron una operación de seguridad en Tierra Caliente, donde el 24 de febrero de 2013 habitantes de distintos municipios comenzaron a formar grupos de autodefensa contra los narcotraficantes.

Datos del Gobierno de Michoacán precisan que personas que se identificaron como habitantes de Parácuaro se apoderaron de varios autobuses, camiones de carga y otros vehículos para protestar contra el avance de los grupos de autodefensa, que ingresaron a la comunidad de Antúnez, en ese municipio.

La violencia se extendió a la Alcaldía apatzinguense, donde los comandos prendieron fuego por la noche a las oficinas recaudadoras de impuestos y de pago por el servicio de agua potable.

Los grupos de autodefensa que operan en la región han amagado con extenderse en Apatzingán, el principal bastión de “Los Caballeros Templarios”, banda a la que responsabilizan de la quema de las oficinas municipales y de los vehículos.

Ayer, el Gobierno de Michoacán afirmó a través de la red social Twitter que “no existe situación de conflicto generalizada en Apatzingán”.

Añadió que el Ejército ya tiene acordonada la zona de la Alcaldía de Apatzingán, y que las instalaciones de la misma no sufrieron daños estructurales.

El ministro mexicano del Interior, Miguel Ángel Osorio, afirmó en una entrevista radiofónica que los grupos de autodefensa están “al margen de la ley”, si bien reconoció que “se ve poca capacidad operativa” del Gobierno michoacano para enfrentar los retos de seguridad.