Nueva York acecha a la usura

Nueva York acecha a la usura
Myrka Dellanos, presentadora de televisión es la imagen de un intermediador de crédito.

Nueva York– En tiempos de necesidad económica cualquier clavo ardiendo puede parecer un salvavidas. Las autoridades de Nueva York no quieren que la usura sea ese clavo y están redoblando sus esfuerzos para asegurar que en el Estado no se hacen los préstamos conocidos como “payday”.

Se trata de créditos a corto plazo, que suelen durar hasta que el acreedor cobre el siguiente sueldo que se descuenta de su cuenta bancaria, y por cantidades que generalmente no superan los $500. Estos préstamos tienen unos intereses que pueden llegar al 400% en tasa de interés anual (APR) y elevadas comisiones, es decir, son caros y normalmente son el inicio de una cascada de problemas financieros.

Este tipo de crédito es ilegal en Nueva York porque está prohibido que las tasas de interés sobrepasen el 16% APR en cantidades menores a $250,000 o el 25% en el resto de los préstamos. A partir de esos porcentajes se habla de usura. No obstante, los préstamos payday están permitidos en la mayoría del país y aún se pueden encontrar negocios en la ciudad que los ofrecen.

Para acabar con esta actividad, el regulador financiero del Estado, Benjamin Lawsky quiere cortar el acceso que estos prestamistas tienen a las cuentas bancarias a través de la red de procesamiento de pagos. Lawsky ha criticado esta misma semana a NACHA, la organización bancaria que gestiona esta red porque sus esfuerzos por acabar con estos pagos no han sido lo suficientemente agresivos. Adicionalmente ha pedido a los cobradores de deudas que no busquen devoluciones por parte de acreedores que deben dinero a las compañías que su oficina tiene en el punto de mira. “Esos préstamos son nulos”, se explica.

El regulador tiene también una investigación abierta sobre negocios que aún ofrecen estos préstamos y los que se encuentran facilmente en Internet.

Para los reguladores, el problema es que la Red está dejando resquicios abiertos a los prestamistas on line que están fuera del estado y a empresas conocidas como “lead generators” . Estos últimos, entre ellos Payday Forest o MoneyMutual, no son prestamistas, pese a que lo parezcan en su presentación en Internet, sino intermediarios que se sirven de fotos de familias sonrientes y la imagen de famosos como Myrka Dellanos, para vender la información de clientes a negocios de crédito.

Lawsky ordenó en agosto a 35 prestamistas en Red que dejaran de operar en el estado y 23 de ellos lo han hecho. Su oficina identificó en diciembre a 16 “lead generators” que siguen operando. A todos ellos se les han requerido que den detalles de sus actividades.

A las autoridades no solo les preocupan los créditos sino que además la información de los consumidores acabe en manos de estafadores.

Aunque solo alrededor de una docena de estados han prohibido estos créditos con límites en los intereses, la Oficina de Protección al Consumidor Financiero está reforzando la vigilancia a nivel federal sobre esta actividad que también hacen algunos bancos a través de los llamados “avances directos de depósitos”. Las entidades y prestamistas que hacen este tipo de créditos aseguran que proveen ayuda a personas que los usan responsablemente y no tienen acceso a los servicios de crédito tradicionales.