Ya es hora para Pre-K Universal

El gobernador Andrew Cuomo durante su discurso sobre el estado la semana pasada unió su voz al llamado del Alcalde Bill de Blasio para la necesidad de la creación de programas de educación universal de prekinder para Nueva York.

Para financiar estas iniciativas en la Ciudad, la propuesta exige el aumento de impuestos a los neoyorquinos que ganen $500,000 anualmente. El aumento sería alrededor de 4%, lo que generaría $530 millones, o alrededor de $3 diarios.

Los dos mandatarios unidos por la necesidad, contrastan en su visión para lograrlo. La ciudad de Nueva York está clara en su plan para financiar un programa que proveería programas de educación de prekinder universal a todos los niños de 3 y 4 años en la Ciudad y programas ‘para después de la escuela’ para estudiantes de secundaria. Por otro lado Cuomo apoya la idea para el estado pero decidió no entrar en detalles de cómo financiarlo. El gobernador, quien corre por la reelección este año, quiere destacarse como un reductor de impuestos de impuestos.

Entre los bienes que aportarían estos servicios está la idea de cerrar la brecha de alrededor de 50,000 niños que hoy día reciben inadecuadamente el pre-k o no reciben nada en absoluto. Los programas han comprobado científicamente en incrementar la cognición, aumentar las puntuaciones, y desarrollar habilidades fundamentales. De acuerdo con el Bureau Nacional de la Investigación Económica el pre-k universal que puede reducir la brecha por un 40%. De acuerdo al Ounce of Prevention Fund sin los servicios existe un 25% de probabilidad de deserción escolar. 50% más de probabilidad que sean asignados en programas de educación especial y 70% más de que sean arrestados por crímenes violentos.

En la Ciudad, los niños latinos de tres y cuatro años son los menos que obtiene los servicios hoy día. Un 50.4% no están debidamente inscritos, en comparación con el 29.4% de los blancos y el 39.6% de los afroamericanos.

Cuomo debe evitar un presupuesto que entre en fases.

Como opción, el gobernador ofreció que el estado financie de su bolsillo la medida por un año, una forma de programa piloto que no asegura la sustentabilidad de este programa más allá de un año fiscal y a la misma vez segrega las poblaciones fuera de la Ciudad que seguirían necesitadas de educar a sus niños.

Su presentación del presupuesto el martes, el gobernador deber ser audaz, con un presupuesto claro e inmediato que incluya Universal Pre K. Y si eso significa aumentar los impuestos, es un sacrificio digno para los futuros trabajadores y empresarios de la Ciudad.