Lauren Vélez está dichosa en casa

La actriz acaba de vincularse a los ensayos de la obra de la ganadora del premio Pulitzer, Quiara Alegría Hudes

Nueva York — Fueron siete largos años los que la actriz de ascendencia puertorriqueña Lauren Vélez vivió lejos de su familia, ya que se encontraba grabando la exitosa serie del canal Showtime “Dexter”.

Pero a pesar de que este proyecto le trajo gran popularidad en su papel de María LaGuerta, la actriz reconoce que no cabe de la dicha por finalmente haber regresado a su ciudad natal de Nueva York, no solamente porque logró reencontrarse con su familia, sino porque también le permitió vincularse a la puesta en escena de “The Happiest Song Plays Last”, de la ganadora del Pulitzer Quiara Alegría Hudes.

La obra es la última entrega de la trilogía del marine Elliot, un joven que después de servir su tiempo en Irak, debe volver para adaptarse a la cotidianidad de un mundo que forzosamente ha cambiado.

Logramos conversar con Vélez después de un día de ensayos, y con la espontaneidad que la caracteriza se refirió a éste y futuros proyectos.

Te habían dado este papel inicialmente pero luego no pudiste hacerlo, ahora regresas, ¿qué sucedió?

Yo estoy produciendo : “I am La Lupe”, y cuando audicioné para esta obra iba a ser perfecto porque la iba a hacer exactamente cuando terminara la película. Pero uno de nuestros inversores abandonó el proyecto por lo que la producción se retrasó y las fechas cambiaron. Fue la primera vez que me fui a la cama con un vaso de vino y lloré.

¿Qué te atrajo de esta historia?

No había sido tan conmovida en un largo tiempo. Es una obra sobre nuestra cultura, la música, la gente, las costumbres, se siente como ir a casa. La gente siempre piensa que para un actor tiene que ser algo grande como Broadway o una película, pero en realidad se trata del tema, la gente con la que trabajas, eso es lo más importante.

Te sientes identificada entonces…

Si. Uno no ve estos personajes con los que crecimos en Hollywood. Sentí que estaba en casa, quería estar en el escenario y hacer estos diálogos, quería que la gente de la audiencia supiera de la forma en que crecí, cómo era en la cocina de mi mamá y escuchar a mi tío contar una historia.

¿Estás contenta de volver a casa?

No lo puedo ni expresar (hace un gesto con las manos imitando grandeza). Hacer Dexter por siete años fue una bendición, pero dos años antes de que el show terminara compré un departamento en la esquina del lugar en el que mi mamá vivía cuando vino de Ponce, Puerto Rico. Ahora vivo en la esquina de donde ella creció en Spanish Harlem. El vecindario ha cambiado tanto, pero no importa, el sitio de cuchifritos todavía está allí. La panadería para el pan con mantequilla y café con leche (suelta una carcajada). Estoy tan feliz, toda mi familia está aquí, somos 9 hermanos.

¿Y hablando de Dexter…te gustó el final?

Creo que hicieron un buen trabajo. No había otro lugar al que María LaGuerta pudiera ir. Es curioso porque la gente no se da cuenta de lo importante que es este personaje. Ella sabía que iba a terminar haciendo lo que era correcto así le costara la vida. Fue la única que reconoció que Dexter era perverso.

¿Cómo va la producción de La Lupe?

Terminamos de hacer esta obra y empezamos a rodar. Espero que para final de año se pueda ver la película. Pero este es un proyecto de pasión, no hay estudio, nadie más envuelto, creo que la gente piensa que es un proceso más sencillo pero es la cosa más dura del mundo.

Eres una de las pocas celebridades que tiene una gemela, ¿te beneficia?

A veces. La gente pregunta y no saben si soy yo o ella (Lorraine). Probablemente no debería decir esto, pero el otro día alguien me preguntó si yo era Lauren Vélez y le dije: “no, soy su gemela” (suelta una carcajada).