Sentido adiós para Suleiman

Mexico/Notimex — Con una misa en la Basílica de Guadalupe, terminaron ayer las exequias de José Sulaimán, fallecido la semana pasada en un hospital de Los Ángeles, California, por complicaciones de una cirugía en el corazón.

Las cenizas del que fuera presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) fueron llevadas a La Villa, donde una vez más la familia del boxeo nacional e internacional se reunió para honrar la memoria del dirigente.

En una misa llevada a cabo por el padre Gustavo Watson, la familia y el resto de los invitados formaron parte de la celebración eucarística esta mañana.

“Ha sido muy difícil estar triste, porque la demostración de cariño de tanta gente nos ha llegado de todo corazón. Ratifico que lo que hizo mi papá, lo que intentó, luchó y soñó, valió la pena ese trabajo”, dijo Mauricio Sulaimán, secretario ejecutivo del CMB.

Entre los asistentes estuvieron el campeón pluma Jhonny González, Jessica González, Zulina Muñoz, los ex peleadores Humberto “Chiquita” González, Ultiminio Ramos, Guadalupe Pintor y Pipino Cuevas, entre otros.

Las cenizas de José Sulaimán estarán por unos días en su casa de Lindavista, hasta que sean trasladadas al Panteón Francés.

En todos los actos, la referencia fue su hijo Mauricio Sulaimán, secretario general del Consejo, y quien vivió muy de cerca las actividades de su padre en los últimos años.

Sulaimán promovió desde 1975 reglas a favor de los púgiles como la reducción de quince a doce rounds en peleas de título mundial y el pesaje un día antes de la pelea, además de programas de ayuda económica para los que caían en la pobreza, con un trato especial para los boxeadores mexicanos.