Cinco décadas de tradición cubana en Manhattan

Los dueños de Victor's Café comparten la fórmula de su éxito
Sigue a El Diario NY en Facebook
Cinco décadas de tradición cubana en Manhattan
Fachada del local donde se fundó Victor's Cafe en 1963, en la calle 71 y la avenida Columbus.
Foto: Cortesía

Nueva York — Mónica y Luis Zaldivar están seguros de que su abuelo, Víctor del Corral, está sonriendo “desde arriba” muy orgulloso de ver lo que su familia ha logrado con aquel pequeño restaurante cubano que él abrió hace ya 50 años.

Durante sus cinco décadas de funcionamiento, Victor’s Café ha logrado convertirse en una referencia gastronómica para los neoyorquinos, latinos o no, ya que es tan común ver en alguna de sus mesas a Jennifer López o a Pitbull, que a Barbara Walters o Beyoncé.

“Nuestro éxito tiene que ver con el aspecto familiar del restaurante. Tratamos a todo el mundo como si fuera parte de la familia, tanto a los empleados como a los clientes. Fue algo que comenzó mi abuelo, mi mamá mantuvo y yo sigo”, explica Mónica, gerente de operaciones del lugar.

Del Corral abrió su pequeño local el 23 de diciembre de 1963, en la calle 71 y la avenida Columbus. Poco después, Celia Cruz empezó a visitarlo para recordar los sabores de la ropa vieja, el lechón y el mojito, mientras que Barbara Streisand, John Lennon y Yoko Ono buscaban algo nuevo.

Esa lluvia de celebridades y la buena comida típica cubana que Del Corral servía ayudó a crear la fama del lugar, que en 1980 se mudó a un local mucho más grande, en la calle 52 entre Broadway y la 8va Avenida, donde aún permanece.

Don Víctor falleció en 2006, dejando el negocio en manos de su hija Sonia Zaldivar, quien a su vez pasó el mando a sus hijos, Luis, Natalia y Mónica, los actuales encargados de que el nombre de su abuelo permanezca vigente por muchos años más.

“Para nosotros es una labor de familia y cada década ha sido algo que nos ha unido. No es fácil mantenerse por tanto tiempo en el mundo de los restaurantes aquí en Nueva York, y nosotros hemos logrado continuar la historia de nuestros abuelos, de nuestra mamá”, cuenta Luis.

Al preguntarle sobre las diferencias de aquel restaurante que su abuelo abrió y el que ella maneja hoy, Mónica lo tiene muy claro.

“Seguimos sirviendo comida auténtica cubana, eso nunca los vamos a cambiar, pero con el paso del tiempo vienen nuevas tendencias gastronómicas y la gente es más cuidadosa con lo que come, por lo que hemos evolucionado”, destaca. “Ahora cocinamos de acuerdo con los tiempos modernos, ya no usamos manteca, freímos menos, usamos aceite de oliva, refinamos la cocina pero sin perder el sabor original. Seguimos usando sofrito, eso si no se acaba”.

Victor’s Café está ubicado en el 236 West de la calle 52, en Manhattan (victorscafe.com).