Se niegan a jugar Copa del Rey

Se niegan a jugar Copa del Rey
El capitán del Racing, Mario Fernández (2d), habla con el árbitro, Gil Manzano, flanqueado por sus compañeros tras negarse a jugar ante la Real Sociedad.
Foto: efe

Santander, España — El Racing de Santander siguió adelante con su ultimátum y se negó a jugar el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey ante la Real Sociedad, al no producirse la dimisión del presidente del club cántabro, Ángel Lavín y del resto del consejo de administración que demandaba la plantilla.

Los jugadores del equipo cántabro, a quienes el club les adeuda varias nóminas, formaron abrazados en el centro del campo tras el pitido inicial y, después de que los futbolistas rivales echaran el balón fuera, le comunicaron al árbitro que no iban a jugar y esperaron al resto de la plantilla y al cuerpo técnico, mientras en el palco no estaba Lavín.

Aunque los futbolistas del Racing habían reiterado que no estaban dispuestos a jugar si Lavín no dimitía y a eso se unía las malas condiciones meteorológicas, los campos de Sport de El Sardinero registraron la mejor entrada de la temporada porque la afición quería acompañar a los jugadores en este trance más que ver un partido de fútbol.

Así, durante los minutos de calentamiento fueron constantes los gritos de ánimo hacia una plantilla que lleva varios meses sin cobrar y a la que Lavín le ha venido prometiendo durante las últimas semanas que les iba a pagar, sin cumplir su palabra.

Cuando los jugadores de ambos equipos saltaron al terreno de juego el público los recibió con el grito de “¡No se juega, no se juega!”, además de continuar profiriendo eslóganes contra los dirigentes racinguistas, que ni siquiera hicieron acto de presencia en el palco.

Luego la afición ovacionó a sus jugadores mientras estaban formados abrazados en el centro del campo viendo como los donostiarras se pasaban el balón hasta que lo echaron fuera de banda y se acercaron a mostrar su solidaridad a los futbolistas del Racing.

Una vez decretado el “final” de este partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey (3-1 en la ida), eliminatoria que se salda con el paso de la Real Sociedad a las semifinales, toda la plantilla del Racing y el cuerpo técnico dieron una vuelta al campo para agradecer el apoyo de la afición.

Cuando todos abandonaron el terreno de juego, la afición se mantuvo en sus localidades alternando cánticos de apoyo al Racing, con el ya habitual grito de “¡Fuera chorizos del Sardinero!”.

Eso hizo que la plantilla volviera a salir al campo y se acercara hacia “la gradona” en la que se ubican los incondicionales seguidores racinguistas, para aplaudirles por su apoyo y por la lucha que han mantenido durante meses contra los actuales dirigentes del club.

Bale, en duda con el Madrid

El galés Gareth Bale, mediocampista del Real Madrid, aún sigue en duda para jugar el domingo contra el Athletic de Bilbao a causa de las molestias que sufre en la pierna izquierda.

El volante merengue volvió a entrenar en solitario al interior de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, mientras la escuadra lo hizo de manera normal, lo cual pone en duda su participación en el enfrentamiento de Liga que se llevará a cabo en el estadio de San Mamés.

Se espera que si Bale, quien se lastimó durante el partido contra el Granada (2-0), correspondiente a la jornada 21 de la Liga, no es convocado contra el Bilbao, pueda jugar la ida de la semifinal de Copa del Rey contra el Atlético de Madrid, el 5 de febrero entrante.

De no recuperarse pronto, el técnico italiano Carlo Ancelotti se quedaría sin uno de sus jugadores estrella, en una semana de desgaste para el Real Madrid, pues tienen en puerta las semifinales de Copa del Rey y partidos de Liga.

Servicios combinados