Republicanos “no confían” que Obama aplique ley migratoria

A pesar que la administracion del Presidente Obama ha deportado al mayor número de indocumentados en la historia de este país, no le ha granjeado la confianza republicana respecto a su capacidad de hacer cumplir la ley

El principal obstáculo a una reforma migratoria expresado por la mayoría de los republicanos en sus discusiones internas de esta semana es la “falta de confianza” en que el presidente Barack Obama realmente “aplique las leyes migratorias del país para controlar las fronteras”, dijo hoy el Congresista de Florida Mario Díaz Balart.

Díaz Balart participó hoy en una teleconferencia con los medios junto al demócrata congresista de Illinois Luis Gutiérrez. Dijo que durante la discusión del tema este jueves en la conferencia republicana que se realiza en Maryland, hubo una discusión “muy abierta y racional” sobre los principios de reforma presentados por el Presidente de la Cámara John Boehner.

“Hay un grupo pequeño que no quiere lidiar con el tema. Hay otro grupo que quiere lidiar con el tema, pero está preocupado por el efecto político del asunto por ser un voto difícil en primarias”, dijo Diaz Balart. “La mayoría expresó que debemos enfrentar el asunto, pero hay una gran falta de confianza hacia este gobierno y francamente, todos los gobiernos desde Ronald Reagan por no haber aplicado las leyes migratorias”.

Según Díaz Balart, lo único que asegurará que la mayoría de los republicanos apoye una reforma que incluya la legalización es que se logre garantizar “un sistema de seguridad fronteriza e interior que sea lo más hermético posible y que fuerce a este y futuros gobiernos, a aplicar las leyes aún cuando no lo quieran hacer”.

Anticipó que “cuando esto suceda, la resistencia a otras partes de la reforma quedará eliminada, pero si no lo logramos, estamos en graves problemas”.

El congresista Gutiérrez, por su parte, felicitó a Díaz Balart por su trabajo en “mover a los republicanos de un candidato presidencial que prometió vetar el Dream Act a un principio claro que indica que los soñadores obtendrían una tarjeta de residencia y ciudadanía. Este es un gran paso que debe reconocerse”.

Gutierrez invitó a los republicanos a poner “sustancia” a los principios presentados ayer y se mostró optimista, ya que los mismos no niegan un camino eventual a la ciudadanía. “Ellos dicen que no habrá un camino especial, no que no habrá ningún tipo de camino”, dijo Gutiérrez. “Para mí, comienza con el Dream Act y me alegra que el grupo republicano que hasta ayer era básicamente anti-reforma ahora esté cambiando su forma de pensar”.

Agregó, sin embargo, que “tenemos que darnos cuenta de que si algo se va a lograr, tiene que ser en forma bipartidista y que lo más importante es proteger a nuestras familias de las deportaciones”.

Ambos congresistas formaron parte del malogrado “grupo de los ocho” de la Cámara Baja que se desintegró luego que tres republicanos lo abandonaran en los últimos meses.

Los republicanos discutieron en la conferencia interna de su partido una lista de principios pero aún no presentan proyectos de ley concretos para implementar dichos principios con legislación en la Cámara de Representantes.

El Presidente Obama ha sido el mandatario que más personas ha deportado en la historia de este país, acercándose en este momento a los dos millones de deportaciones. No obstante, eso no le ha granjeado la confianza republicana respecto a su capacidad de hacer cumplir la ley, según Díaz Balart.