Seahawks aplastan a los Broncos

Seahawks aplastan a los Broncos
Doug Baldwin (centro) —de los Seahawks de Seattle— anota un touchdown durante el Super Bowl XLVIII en el que los Halcones se impusieron anoche a los Broncos de Denver por 43-8 en el estadio Met Life de Nueva Jersey.
Foto: EFE

East Rutherford, Nueva Jersey — Los Seattle Seahawks fueron demasiado rival y aplastaron 43-8 a los Broncos de Denver en el Super Bowl XLVIII.

Muy pocos esperaban un partido tan disparejo, especialmente los aficionados latinos que hicieron el viaje para presenciar el primer Súper Tazón celebrado en Nueva York.

“Yo esperaba un partido más parejo entre ambos, especialmente porque Peyton Manning quería hacer historia y no lo logró”, comentó Miguel Lucero, que viajó desde Ciudad Juárez, México, junto con su amigo Francisco Cota.

Al igual que estos mexicanos que gastaron $6,500 en total, muchas personas vinieron desde el sur de la frontera para decir presente en el Súper Tazón.

“Nosotros somos como 12 ó 14 personas que vinimos desde Ciudad de México para ver este partido”, comentó Alfonso Camarena. “Este es mi tercer Súper Tazón y vale la pena hacer el gasto”.

Hubo otros que ni siquiera tuvieron que desembolsar un centavo.

“Yo vine porque me invitó mi amigo que tenía boletos”, dijo Roger Garza, originario de la ciudad de Monterrey. “A pesar de que le voy a los 49s, estoy con Seattle porque es equipo de la Conferencia Nacional”.

Su efímera lealtad fue correspondida. Los Halcones Marinos dieron una cátedra de fútbol americano y cada una de sus líneas contribuyó con puntos para edificar una victoria como no se había visto en un partido de Súper Tazón.

Con Seattle no destacaron nombres, sino hombres. Lo que hizo el equipo del noroeste del país fue un esfuerzo colectivo en el que la intensidad y el hambre de victoria eran palpables en ambos lados del balón.

Fue tal su dominio, que casi comenzaron el partido con puntos a su favor. En la primera jugada del partido, y quizás el presagio de cómo se darían las cosas el resto del partido, Denver perdió el balón para luego recuperarlo en su zona de anotación.

Hasta ahí llegaron los rápidos defensivos de Seattle para taclear al corredor de Denver Knowshon Moreno y con un safety marcaron los primeros dos puntos de la noche, los que más rápido se han anotado en un súper tazón. Tan solo habían transcurrido 12 segundos en el partido.

En su primera aparición en un Super Bowl, y en apenas su segunda temporada como profesional, Russell Wilson dio una lección de cómo debe jugar un quarterback para ganar en estas instancias.

El joven mariscal de campo pasó para 18 completos de 25 intentos, para 206 yardas y dos anotaciones. Además corrió en tres ocasiones y acumuló 26 yardas por tierra.

Manning, que jugó su tercer Super Bowl, tuvo buenos números, pero no fueron suficientes para evitar la debacle de sus Broncos que nunca lucieron ese juego imponente que los caracterizó durante la temporada y en su camino a este partido.

El “General” se deberá consolar con llevarse el récord de más pases completos con 34 de 49 intentos. Además sumó 280 yardas, una anotación y dos intercepciones.