Preocupación por aguas contaminadas en Long Island

Preocupación por aguas contaminadas en Long Island
Los Departamentos de Salud, Obras Públicas y Desarrollo Económico analizarán las parcelas que están ocasionando la disminución de la calidad de agua.
Foto: EDLPZaira Cortés

Nueva York — Un nuevo reporte advierte de la contaminación con nitrógeno no orgánico de las aguas subterráneas y superficiales de Long Island, y lo califica como una amenaza para la salud pública a mediano plazo si no se resuelve. Según las conclusiones del informe, el nitrógeno alcanzó niveles críticamente altos en el agua del suministro público y canales recreativos.

El ejecutivo del condado de Suffolk, Steve Bellone, el ambientalista Chris Gobler, Ph.D., y ecologistas locales divulgaron el estudio Plan de Manejo Integral de Recursos Hídricos, el primero en tres décadas que analiza la calidad del agua en la región.

Luís Montes, portavoz del ejecutivo del condado, destacó que el agua potable es consumible y no representa riesgo para la salud de los residentes. Sin embargo, enfatizó la urgencia de concientizar acerca del uso excesivo de fertilizantes en áreas residenciales.

“La mayor contaminación no proviene de los viñedos o campos de cultivo, sino de áreas residenciales que emplean fertilizantes para mantener verdes los prados y jardines”, destacó. “Estamos alentando a los residentes a considerar otras alternativas”.

El vocero expresó que otra fuente de contaminación es la falta de una adecuada red de alcantarillado. El 70% de las residencias de Suffolk todavía usan fosas sépticas.

En respuesta, los Departamentos de Salud, Obras Públicas y Desarrollo Económico analizarán las parcelas que están ocasionando la disminución de la calidad de agua, priorizando los vecindarios que tienen cercanía a arroyos, ríos y lagos, como la ciudad de Riverhead.

“El proceso para mejorar la calidad de agua será largo y costoso, pero el estudio es una primera medida para poner en mesa de discusión la magnitud del problema”, expresó Montes.

El mexicano Marcos Martínez (31), residente de East Hampton, destacó que la jardinería es un pilar económico para muchos latinos del área.

“El uso de fertilizantes es común para el cuidado de jardines. Los dueños de casa pagan grandes sumas para mantener sus prados”, dijo Martínez, quien se dedica al negocio desde hace una década. “No tenía conciencia de la contaminación del agua por el uso de estos productos, tal vez se necesita más educación ambiental y acceso a productos menos dañinos”.