Hielo y nieve: NY en estado de emergencia

El Gobernador pide a los ciudadanos que en la medida posible permanezcan en sus hogares

Hielo y nieve: NY en estado de emergencia
Moverse esta mañana fue un reto para los neoyorquinos.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York, 5 feb – El estado de Nueva York fue declarado hoy en estado de emergencia debido a la nevada de esta mañana, que ha causado problemas debido a las acumulaciones de hielo y nieve.

El gobernador Andrew Cuomo declaró esta mañana el estado de emergencia para ayudar a dar una respuesta rápida ante cualquier imprevisto. “Esta tormenta es significativa y afecta a todas las regiones del estado por eso estamos tomando las medidas necesarias para mantener a salvo a los neoyorquinos”, subrayó.

La Ciudad de Nueva York sufrió interrupciones parciales en cuatro líneas del metro, lo que provocó acumulaciones de gente en los andenes e hizo que muchos neoyorquinos tuvieran que pasear por las calles resbaladizas de la ciudad a primera hora de la mañana.

La nevada de la pasada noche dejó una acumulación de cuatro pulgadas en Central Park, mientras que en otras zonas de la ciudad se llegó a las 11 pulgadas.

Las líneas 1, 2 y 3, que comparten parte de su recorrido, dejaron de funcionar esta mañana entre las calles 42 y 125 de Manhattan. Debido a un pequeño incendio de la estación de Grand Central, se suspendió la línea 7 entre la calle 42 y Queensboro Plaza aunque el servicio fue restaurado luego.

Hoy, Cuomo prohibió de forma inmediata la circulación de vehículos por la autopista interestatal 84 entre las fronteras de Pensilvania y Connecticut, y alertó de que los conductores que circulen por ella serán multados hasta que la prohibición sea levantada.

Según la comisionada estatal de Transporte, Joan McDonald, sus equipos han trabajado día y noche para “garantizar las buenas condiciones” de esa autopista, pero todavía se está quitando nieve y hielo de la vía.

Debido a estas y otras complicaciones, el Gobernador aconsejó que los neoyorquinos estén en casa hasta que lo peor de la tormenta haya pasado.

Algunas zonas de la ciudad de Nueva York y Long Island han reclamado más sal para esparcir por las calles debido a las bajas existencias, por lo que se están transportando 3,500 toneladas se transportan al extremo sur del estado.

Para hacer las entregas de sal lo antes posible se ha renunciado temporalmente a las restricciones federales que limitan el número de horas de los conductores de camiones y el peso de los vehículos en los puentes con el propósito de que las mayores cargas de sal puedan llegar a las zonas afectadas.

Tras la nieve llegó una precipitación de lluvia helada, que dejó una capa de hielo de hasta media pulgada.

El principal aeropuerto de Nueva York, el John F. Kennedy, no ha tuvo “prácticamente ninguna actividad” hasta las 10 de la mañana.

Mientras que el aeropuerto internacional de La Guardia no ofreció vuelos hasta las doce de mediodía y el Stewart International Airport (en el condado de Orange, al norte de la ciudad) sólo canceló uno de los 12 vuelos programados.