Ofrecen alternativa artística para jóvenes encarcelados

La compañía de teatro 'Storycatchers' ofrece talleres para enseñar a jóvenes que fueron encarcelados a escribir y a poner en marcha un plan para su rehabilitación
Ofrecen alternativa artística para jóvenes encarcelados
La primera dama Michelle Obama le otorgó el Premio Nacional del Programa Juvenil de Artes y Humanidades al estudiante Ryan Sims y a la fundadora y directora artística de la organización 'Storycatchers' Meade Palidofsky en noviembre del 2013.
Foto: Cortesía Ralph Alswang

En el año 2000, 3,074 jóvenes entre las edades de 10 y 16 años estuvieron encarcelados en centros de detención en Illinois, casi el doble del número de jóvenes confinados a celdas en el año 1985, según un reporte difundido por la Red Nacional de Justicia Juvenil (National Juvenile Justice Network) en 2013.

Hace casi 30 años, la poeta y artista Meade Palidofsky decidió fundar la compañía de teatro ‘Storycatchers’ y tal como su nombre en inglés lo implica, a través de talleres y presentaciones los jóvenes involucrados con la organización aprenden a contar sus historias de dolor y sufrimiento con el fin de que compartan sus sentimientos y comiencen a reflexionar sobre los actos criminales por los cuales terminaron encarcelados.

El grupo de mujeres adolescentes internadas en el Centro Juvenil de Illinois en Warrenville realizará una lectura de las obras de teatro que están desarrollando con el apoyo de la compañía de teatro ‘Storycatchers’ el 1 de marzo a las 12:30 pm.

“Comencé como poeta a escribir obras de teatro y me di cuenta de que la gente se identificaba con los personajes y pensé que el escribir podría ser el vehículo perfecto para motivar a jóvenes a reflexionar sobre las decisiones que empañaron su camino y los síntomas de haber crecido en hogares abusivos y desatendidos y resultaron en sus arrestos”, dijo a La Vibra Palidofsky, cuya organización recibió el reconocimiento ‘Premio Nacional del Programa Juvenil de Artes y Humanidades’, que es otorgado a iniciativas enfocadas en orientar a adolescentes por el Comité del Presidente para las Artes y las Humanidades.

Palidofsky se propuso utilizar las artes dramáticas para demostrarles a jóvenes entre las edades de 12 y 20 años que existe un futuro muy diferente a su pasado tormentoso.

APRENDEN EMPATÍA

Los jóvenes presentan sus obras en tres localidades: en el Centro de Detención Juvenil Temporal del Condado de Cook (Cook County Temporary Juvenile Detention Center), en el colegio Columbia College Chicago y en el Centro Juvenil de Illinois.

“Estos son los lugares donde encuentras a jóvenes descarrilados que tienen el tiempo para tomar riesgos e involucrarse en proyectos que normalmente no intentarían en la comunidad porque quieren hacer algo para aliviar la ansiedad de estar esperando ser juzgados por sus crímenes”, explicó Palidofsky.

Las menores encarceladas en el centro en Warrenville aprenden a trabajar en equipo y a través de esta actividad conocen a otras jóvenes con los mismos problemas y aprenden empatía. Asimismo, las afiliaciones con las pandillas se borran y los grupos de hombres aprenden a convivir.

Además de ser una alternativa que busca prevenir que los jóvenes retornen a la cárcel, el proyecto le ahorra al estado de Illinois los $90,000 que cuesta encarcelar a un joven anualmente, según datos adquiridos de la organización sin fines de lucro para la reforma del sistema de justicia juvenil en Illinois, Juvenile Justice Initiative.