Gusta a Tomás Boy juego de Atlas pero critica al arbitraje

El polémico timonel se lamentó de perder dos valiosos puntos en Ciudad Universitaria ante unos Pumas que pudieron incluso ganar.
Gusta a Tomás Boy juego de Atlas pero critica al arbitraje
Foto: Notimex

México.- Tomás Boy, técnico del Atlas salió tranquilo con el desempeño que tuvo hoy su equipo, pero molesto por la forma en que le empataron 1-1, pues está consciente que en la carrera por evitar por evitar el descenso con Atlante y Veracruz, no se deben cometer errores.

Perdí dos puntos, no podemos tener este tipo de actitud, teníamos el partido controlado, más allá de que es una jugada tonta, donde nosotros perdemos el balón, pero en general me ha gustado el desempeño de mi equipo”.

En rueda de prensa al final del encuentro disputado este mediodía en el Estadio Olímpico Universitario contra Pumas, el timonel atlista dijo, “hemos trabajado bien en la defensa y hubo algunas situaciones que pudimos desarrollar mejor para terminar el partido, pero no lo hicimos como era adecuado”.

El “jefe” Boy criticó el desempeño que tuvo el silbante Jorge Isaac Rojas, aunque se tomó con buen humor la insistencia de los medios de comunicación respecto a su opinión a la labor de éste.

“Tuve que hacer cambios obligados, el de “Poncho” González es obligado y es una expulsión directa increíble y creo que además ni siquiera tarjeta de amonestación hubo (sí se amonestó a Luis Fuentes), que bárbaro él ganó la pelota”.

Agregó del tema, “tú quieres que me multen con 150 mil pesos verdad, no sólo no marcan un penal aquí, pero tampoco ayer al equipo con el que estamos peleando el descenso le marcan un penal, ayer por la tarde, es increíble”.

Interrogado sobre el estado físico del volante de contención Arturo González indicó “se llevó un fuerte golpe, estaba mareado y tenía una inflamación grande en la ceja”.

Boy dijo que Veracruz, Atlante y Atlas, deberán mantener su lucha por evitar el descenso, pero que en lo particular los rojinegros no deben cometer errores como el de hoy, donde el buen trabajo realizado se vaya a la basura.