Kerry aplaude nuevo Gobierno en Líbano

Secretario de Estado ve un 'importante paso para abordar incertidumbre política del país'
Kerry aplaude nuevo Gobierno en Líbano
El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, en su gira ha llegado al aeropuerto Halim Perdana Kusumah, en Jakarta, Indoneisa, ayer.
Foto: EFE

WASHINGTON, D. C. (EFE).— El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aplaudió ayer la formación de un nuevo Gobierno en el Líbano y mostró su esperanza de que este sea “un importante primer paso para abordar la incertidumbre política que ha obstaculizado” al país en los últimos años.

En un comunicado emitido por el Departamento de Estado, Kerry subrayó que EEUU da la bienvenida a la formación del nuevo Gobierno “sujeto a la confianza del Parlamento” y aseguró que el pueblo libanés “se merece un Gobierno que responda a sus necesidades y proteja sus intereses”.

“En medio del terrorismo creciente y la violencia sectaria, esperamos que el nuevo gabinete, si es aprobado por el Parlamento, aborde la necesidad de seguridad urgente del Líbano, y sus necesidades políticas y económicas”, agregó el secretario de Estado.

“Los retos del futuro para el Líbano incluyen abordar las necesidades de las comunidades libanesas que acogen a refugiados sirios, el fortalecimiento de las instituciones nacionales; contrarrestar ideologías extremistas y redoblar los esfuerzos contra el terrorismo (…) y la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias de manera oportuna, transparente, democrática y justa, de conformidad con la Constitución del Líbano”, agregó.

Kerry reiteró el compromiso de Estados Unidos con la soberanía del Líbano y el apoyo a sus Fuerzas Armadas y fuerzas internas de seguridad.

“Esperamos que el Gobierno del Líbano siga apoyando estas instituciones y haga todo lo posible para garantizar que todas las partes cumplan con las obligaciones y compromisos del Líbano, incluidas las resoluciones 1559 y 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU”, puntualizó.

“Todos aquellos ciudadanos del Líbano deben respetar el Acuerdo de Taif y la Declaración de Baabda, incluida la política del Líbano de disociación de los conflictos en el exterior de Siria y otros países. Esta política es la mejor manera de garantizar la estabilidad y la seguridad” del país, consideró.

Además, el secretario de Estado dijo que el Gobierno estadounidense espera “con interés” trabajar junto al Gobierno libanés para reforzar “la paz, la estabilidad y la prosperidad” en el país.

Después de más de 10 meses de esfuerzos infructuosos, el primer ministro libanés, Tamam Salam, logró formar ayer un Gobierno de unidad nacional para tratar de sacar al país de la actual crisis de seguridad y polarización social, agravada por la guerra en la vecina Siria.

Salam, que fue designado por consenso el pasado abril, pero que debido a las divergencias entre las fuerzas políticas no había conseguido constituir hasta ahora el gabinete, destacó que el objetivo es reanudar el diálogo nacional.

El nuevo Ejecutivo, integrado por 24 ministros, engloba por igual a representantes de las dos coaliciones políticas rivales: las Fuerzas del 8 de Marzo, lideradas por el grupo chií Hezbulá, y las Fuerzas del 14 de Marzo, encabezadas por el ex primer ministro Saad Hariri.

La formación del Gobierno necesitó arduas negociaciones debido a que en un principio las Fuerzas del 14 de Marzo se negaban a formar Gobierno con Hezbolá si no se retiraba de Siria, y las del 8 de Marzo exigían tener derecho a veto y ser mayoritarias en el nuevo gabinete.