Fallece fotógrafo boricua Frank Espada

En los años 1960 y 70 luchó por el respeto a la comunidad puertorriqueña de Nueva York

Fallece fotógrafo boricua Frank Espada
Frank Espada con estudiantes del East Harlem Bilingual Program.
Foto: Suministrada

Nueva York – Frank Espada, uno de los fotógrafos puertorriqueños pioneros en Estados Unidos, falleció el domingo en un hospital de Daly City, California, de problemas cardíacos a los 83 años.

Su hijo, el poeta Martín Espada, dijo que una persona en Facebook comentó que Espada “fue un gigante de la comunidad boricua, y estoy de acuerdo con eso”.

“Fue una inspiración para generaciones de activistas, de artistas, de poetas, de fotógrafos”, dijo Martín. “Mi padre tuvo una influencia profunda en mi poesía, pero también en mi sentido de la justicia”, señaló.

Espada, así como fue un artista, fue un activista que luchó por el respeto a la comunidad puertorriqueña de Nueva York en los años 1960 y 70, trabajando con todo el mundo, desde Jack Agüeros a Evelina Antonetty.

El poeta Martín Espada dijo que su padre trabajó organizando la comunidad, tanto con East New York Action, su propia organización, como con organizaciones como la New York Urban Coalition, en los años 1960.

“Mi padre siempre construyó puentes entre la comunidad afroamericana e hispana en Brooklyn y en todo el país, y en 1963 participó en la histórica Marcha en Washington por los derechos civiles, (donde Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso ‘Yo tengo un sueño’)”, dijo Espada.

Frank Espada, según reveló su hijo, durante más de dos décadas documentó con su lente fotográfico el movimiento de los derechos civiles y la comunidad boricua, tanto en Nueva York como en todo Estados Unidos.

En la obra maestra de Frank Espada: “La Diáspora puertorriqueña”, narra las alegrías, las tristezas y los triunfos de los puertorriqueños desde Connecticut a Hawái, con la destreza de un artesano y el corazón de un poeta.

“Mi padre realizó el primer documental en fotos de la migración puertorriqueña en los Estados Unidos, e hizo exposiciones fotográficas en más de 40 poblaciones boricuas en todo el país”, dijo Martín.

David González, co-edito de Lens Blog en el New York Times, dijo que Espada trabajó “con profundo amor por nuestra comunidad, como activista, profesor y fotógrafo”.

“Él no se hizo famoso como algunos de los fuereños que vinieron a El Barrio para producir imágenes bellamente compuestas de nuestro pueblo, desgraciado y sufrido. Esto no quiere decir que él ocultó la verdad. Él contó nuestras historias, de una manera total, pero, sobre todo, con amor”, dijo González en un comunicado.

González reveló que el mismo artista le dijo, en 2009, cuando habló acerca de su libro, que él no estaba pre-programado “por algún editor ignorante para traer de vuelta una prueba más las vidas miserables que estábamos viviendo. Iba a ser como el documento más amado que pueda producir”.

En 2008, en reconocimiento a sus logros personales y de servicios a la comunidad, Frank Espada fue honrado con el grado de Doctor en Artes por Lehman College, en El Bronx. Y en 2009, la Biblioteca del Congreso compró una colección de 83 fotos del proyecto “Puerto Rican Diaspora”.