Libro con nueva visión sobre la colonización de EE.UU.

Chicago/EFE — El historiador angloespañol Felipe Fernández-Armesto, autor del libro “Nuestra América: La historia hispana de los Estados Unidos”, se considera un “desmitificador de vocación” que busca perfeccionar la historia de este país para reflejar su pasado, presente y futuro latino.

La obra publicada este mes ha sorprendido a los expertos porque ofrece una visión diferente del pasado de la nación, con documentación sobre la forma en la que España y los hispanos han influido en Estados Unidos desde mucho antes de la llegada de los colonizadores ingleses.

Según declaró el autor en una entrevista por escrito desde Londres, donde da clases y conferencias este semestre, su intención no fue contradecir la historiografía tradicional, “que plantea un relato blanco, anglosajón y protestante del país, empezando en la orilla atlántica y procediendo, triunfalmente, hacia el oeste por una serie de luchas épicas”.

“Es una historia cierta, que constituye parte de la verdad del pasado, pero una historia imperfecta”, señaló.

Para perfeccionarla, el autor decidió tomar en cuenta las otras historias de otras comunidades y trayectorias, “como las de los indígenas, los negros, los demás imperios europeos, y la inmensa variedad de los inmigrantes que llegaron tarde, tal vez, pero contribuyeron mucho”, señaló.

Fernández-Armesto se considera un “mestizo cultural” porque nació en Londres de padre español y madre inglesa y “selectivamente americanizado”.

Estudió y enseñó en Oxford, fue profesor en la Tufts University y en la Universidad de Londres (Queen Mary College), y desde 2009 está radicado en Indiana, donde enseña Historia en la Universidad Notre Dame.

En su libro destaca como fundamental el hilo español en la colonización, “porque la primera cultura europea que recibieron pueblos indígenas era hispanoparlante y católica”.

“Para conocer a su propio país, los estadounidenses deben reconocer el hecho. Para ser patriotas auténticos, deben celebrarlo”, expresó.

En la primera frase del libro se señala que los primeros colonos europeos en el suelo de lo que hoy es territorio estadounidense eran tres cerdos y unas cabras, “lo que es cierto, porque en aquel entonces los españoles solían empezar sus colonias introduciendo ganado para garantizar el suministro de comestibles”.

“Era el año 1505, más de un siglo antes de que los ingleses estableciesen su primer asentamiento duradero”.

Luego vinieron las colonias españolas de Florida y Nuevo México, ambas antes de que el imperio británico se lanzara en América. La gran mayoría del territorio actual estadounidense perteneció a la monarquía española en el siglo XVIII.

La idea del libro surgió durante una conferencia en la Academia del Ejército del Aire estadounidense en Colorad.

Según el autor, su afirmación en el libro que de Estados Unidos es y tiene que ser un país latinoamericano, “es uno giro provocador de mi culpa y cuña.”