El ‘enemigo público número uno’ enfenta cargos en EEUU

WASHINGTON/EDLP — El presunto líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán tiene al menos seis acusaciones pendientes ante la justicia estadunidense, en las que se le imputan decenas de cargos.

En Estados Unidos, el “Chapo” enfrenta acusaciones ante distintas cortes federales en California, Nuevo México, Texas, Illinois y Nueva York.

Guzmán Loera fue designado el año pasado como el “enemigo público número 1” de la ciudad de Chicago, mismo título que recibió originalmente Al Capone en 1930.

La Comisión de Crimen de Chicago (CCC) y la Administración Federal Antidrogas (DEA) justificaron la designación bajo el argumento de que Chicago es uno de los destinos mayores de heroína, cocaína, marihuana y otras drogas contrabandeadas por el cártel de Sinaloa.

La DEA encabezó la ofensiva contra las operaciones del cártel de Sinaloa en Chicago, a través de la llamada “Fuerza de Golpe Chicago”, compuesta por agentes federales, estatales y locales.

La primera acusación en su contra presentada en este país data de 1995. Fue interpuesta ante una Corte Federal de California por cargos de conspiración para importar cocaína y por lavado de dinero, entre otros.

En ese entonces, Guzmán Loera se encontraba preso en una cárcel de alta seguridad en México, pugnando una condena por homicidio y narcotráfico. El “Chapo” escapó de la cárcel en enero de 2001.

La acusación en California es la base de un pedido de extradición en su contra por parte del gobierno de Estados Unidos y de la recompensa de cinco millones de dólares ofrecida por la Agencia Antinarcóticos (DEA) desde diciembre de 2004.

Entre las diversas acusaciones en su contra, destaca también una interpuesta en agosto de 2009 por diversos cargos de narcotráfico en una corte federal del Distrito de Illinois en Chicago.

La más reciente de las acusaciones fue interpuesta en abril de 2012, en una Corte Federal en El Paso, Texas. Fue acusado allí de 14 cargos federales.