Nueva era en Abierto mexicano

Nueva era en Abierto mexicano
David Ferrer, cuarto del mundo, será una de las atracciones en México.
Foto: efe

México/EFE — El Abierto Mexicano de Tenis, que se disputa en Acapulco, iniciar mañana una nueva etapa en su historia y, tras 20 ediciones sobre polvo de ladrillo, dará paso a las pistas de superficie dura, con la que llegarán nuevos jugadores.

“Nueva cancha para nueva era””, cita el eslogan del torneo, que se desarrollará la próxima semana, y que tendrá en el español David Ferrer y en el británico Andy Murray, cuarto y séptimo del mundo, a sus principales figuras.

El torneo, que anteriormente convocaba a una gran cantidad de tenistas españoles y argentinos, especialistas en arcilla, dará ahora la posibilidad de apreciar el juego de otros jugadores.

Con el paso a la pistas de cemento, el torneo que inició en 1993, funcionará como previo a los Masters 1000 de Indian Wells y Miami, que le siguen en el calendario.

Los organizadores contaron que las canchas que se construyeron son parecidas a las de Indian Wells, “relativamente lentas”, lo cual favorecerá los peloteos largos, pero también se podrá apreciar el clásico y recurrente saque y volea, esencial en pistas de cemento.

Además de Ferrer, campeón de las ediciones de 2010, 2011 y 2012 y finalista en 2013, y de Murray, participan el estadounidense John Isner, (13 ATP), el italiano Fabio Fognini (14), el búlgaro Grigor Dimitrov (20) y el francés Gilles Simon (22).

El escocés Murray, campeón de Wimbledon, asistirá por primera vez al Open 500 de Acapulco, en el Pacífico mexicano, a unos 400 kilómetros al sur de Ciudad de México, y será la primera ocasión que un campeón vigente del mítico Gran Slam de Wimbledon juegue el torneo mexicano, considerado el mejor de América Latina.

Según el director del torneo, Raúl Zurutuza, la presencia de Murray iniciará el desfile de nuevos jugadores al torneo, algunos de los cuales nunca han estado en México.

Otro atractivo del torneo será el uso, por primera vez, de la tecnología del “Ojo de halcón”, para revisar las jugadas, y que tiene un costo entre 80,000 y 100,000.

En el torneo femenino se destacan la estonia Kaia Kanepi, la eslovaca Dominika Cibulkova, la canadiense Eugenie Bouchard, además de la polaca Urszula Radwanska y la canadiense Aleksandra Wozniak.

El Abierto Mexicano de Tenis, categoría Open 500, repartirá premios por 1.2 millones en el torneo masculino y 220,000 en la competición femenina, que tendrá la clasificación de internacional.