Federales quieren extraditar a ‘El Chapo’ a NY

Al jefe del Cartel de Sinaloa se le responsabiliza por el tráfico de toneladas de coca
Federales quieren extraditar a ‘El Chapo’ a NY
El año pasado, "El Chapo" fue nombrado por la Comisión del Crimen de Chicago el "enemigo público número uno" de la ciudad.
Foto: efe

Nueva York/Servicios Combinados — La Oficina del Procurador Federal del Distrito Este de Nueva York anunció ayer que planea buscar la extradición de Joaquín “El Chapo” Guzmán a Estados Unidos, luego de su detención el sábado en México.

Guzmán es uno de los siete presuntos narcotraficantes relacionados al Cartel de Sinaloa enlistados en una acusación de siete cargos presentada en ese distrito estadounidense en julio de 2009.

La acusación señala a “El Chapo” Guzmán y a sus socios Ismael “El Mayo” Zambada, Jesús Zambada García, Ignacio Coronel Villarreal, y a Héctor y Arturo Beltrán Leyva, como responsables de “distribución internacional de cocaína” y de utilizar “sicarios” para cometer asesinatos.

El vocero de la Oficina del Procurador Federal de Estados Unidos del Distrito Este de Nueva York, Robert Nardoza, dijo ayer que su oficina tiene previsto solicitar la extradición de Guzmán.

La acusación contra Guzmán en el tribunal del distrito este de Nueva York le responsabiliza de haber traficado con más de 100,000 toneladas de cocaína en Estados Unidos.

Sin embargo, “El Chapo” Guzmán tiene acusaciones en su contra en otras cinco jurisdicciones federales de Estados Unidos y no está aún claro dónde podría ser enjuiciado en caso de que México autorice su extradición.

El director en Chicago de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, en inglés), Jack Riley, anunció el sábado que presionaría para que se extradite y juzgue al narcotraficante en esa ciudad, pero por el momento no ha habido ningún anuncio formal de la Fiscalía General del Distrito Norte de Illinois.

Esa oficina tiene cargos federales pendientes contra “El Chapo” debido a que convirtió la ciudad de Chicago en uno de sus grandes núcleos de distribución dentro de Estados Unidos.

El capo de la droga tiene también cargos pendientes desde 1993 en Arizona, donde se le acusa de cargos relacionados con el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de dinero; y desde 1995 lo busca también el tribunal federal del distrito sur de California, en San Diego, por conspirar para importar más de ocho toneladas de cocaína e incurrir en lavado de dinero.

El congresista republicano Michael McCaul, que preside el Comité de Seguridad Nacional en la Cámara Baja de EE.UU., dijo ayer que “El Chapo” también tiene cargos pendientes en el estado que él representa, Texas. McCaul, exhortó a México a considerar la extradición de “El Chapo” Guzmán.

A ello se suman los cargos presentados en 2007 en Miami, Florida, por tráfico de cocaína.

Los servicios de inteligencia de México, asistidos por la agencia antidrogas estadounidense, DEA, lograron ubicar y capturar al narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán gracias a las señales de su teléfono satelital, informaron ayer medios locales citando fuentes gubernamentales.

De acuerdo con los reportes, el primer eslabón de la cadena de hechos que condujeron al arresto de Guzmán fue la detención, el 12 de febrero en Puebla, del narcotraficante Daniel Fernández Domínguez, alias “El Pelacas”.

Al momento de su detención, Fernández tenía en su poder 20 teléfonos celulares, varios de ellos con registros de llamadas a números con la clave de Sinaloa.

Los servicios de inteligencia de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) y de la Secretaría de Marina determinaron que algunos de esos números pertenecían a los miembros del equipo de seguridad de Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los principales líderes del cartel de Sinaloa y aparente sucesor de Guzmán.

Esa información permitió capturar el 13 de febrero a Joel Enrique Sandoval Romero, “El 19”, jefe de seguridad de Zambada, junto con algunos de sus subordinados en Reforma, Sinaloa.

El teléfono de uno de los miembros del equipo de Sandoval tenía un número telefónico que, según aseguró a sus interrogadores, pertenecía a “El Chapo”.

El periódico Reforma reportó que fue en este punto que la DEA ofreció apoyo tecnológico, con geolocalizadores de última generación, para ubicar el aparato que usaba Guzmán, un teléfono satelital.

El pasado 17 de febrero el aparato fue ubicado cuando Guzmán lo encendió para hacer una llamada pidiendo ayuda para escapar de Culiacán, la capital de Sinaloa.

Los agentes federales y efectivos de la Marina llegaron al domicilio de donde partió la llamada, donde encontraron túneles que comunicaban con el sistema de drenaje, por los que el capo presumiblemente había escapado.

Ese mismo día el teléfono fue ubicado en Mazatlán, y desde entonces los agentes federales se dedicaron durante varios días a estudiar los movimientos del capo y esperar el mejor momento para actuar, de tal forma que no volviera a escapar.

“Se le siguió durante toda la semana, se le acechó y definimos una acción con bisturí”, señaló a Reforma una fuente involucrada en la operación.

Finalmente, la mañana del sábado efectivos de fuerzas especiales de la Marina irrumpieron en el edificio de condominios Miramar, en Mazatlán, donde sorprendieron en la planta baja a Carlos Manuel Hoo Ramírez, guardaespaldas de Guzmán, quien los condujo al departamento 401 en el cuarto piso.

Según el reporte del diario Milenio, los marinos subieron silenciosamente por el elevador y las escaleras. Abrieron la puerta de madera del departamento con fuerza, pero sin estruendo, rompiendo la cerradura.

En una de las habitaciones estaba acostado en la cama un hombre de bigote con una camiseta roja, que trató de alcanzar un rifle automático apoyado en una pared, sin conseguirlo.

El individuo forcejeó y recibió algunos golpes, y finalmente fue sometido. Joaquín “El Chapo” Guzmán, el narcotraficante más buscado por México y Estados Unidos, había sido capturado.

Más información en las pags. 18 y 38