Latinos tienen más éxito en escuelas técnicas

NUEVA YORK — Las Escuelas de Educación Técnica y de Oficios (CTE) se confirman como alternativa para garantizar el éxito educativo de los estudiantes latinos neo- yorquinos, según un nuevo reporte al que ha podido tener acceso en exclusiva EL DIARIO/LA PRENSA.

La tasa de graduación de los hispanos que cursan sus estudios en las escuelas CTE es del 66%, frente al 52% de los que lo hacen en las escuelas públicas tradicionales, de acuerdo al reporte que publica hoy Community Service Society (CSS), una organización que lucha por los derechos de las minorías.

Estas escuelas, además de los contenidos educativos tradicionales de preparación para la universidad, ofrecen programas de formación profesional específica en diversas áreas como ingeniería, tecnología informática o cuidado de salud, entre otras.

“Los alumnos de las escuelas CTE tienen la ventaja de que tienen más medios para descubrir antes lo que les gusta hacer y lo que prefieren estudiar cuando vayan a la universidad”, dijo Moses Ojeda, director de la Thomas Edison CTE, de Jamaica, Queens. “Además están aprendiendo un oficio, por lo que si no van a la universidad, se gradúan con algo que les permite encontrar un trabajo”.

Ojeda asegura que recibe 7,000 solicitudes de ingreso al año para su escuela, a pesar de que solo cuenta con 500 plazas. El reporte de CSS reclama precisamente que se aumente la financiación para que crezca el número de escuelas CTE en Nueva York, ya que la demanda está superando con mucho a la oferta.

Nueva York cuenta ahora mismo con 45 escuelas CTE, y 20 de ellas han sido abiertas en los últimos cinco años, debido al impulso dado por el Departamento de Educación de la Ciudad al obtener informes positivos de su potencial. El mismo presidente Barack Obama visitó a finales del año pasado una CTE de Brooklyn y avaló la preparación suplementaria que ofrecen sus programas de tecnología.

El reporte de CSS incide en que las escuelas CTE están teniendo un gran impacto entre estudiantes latinos y afroamericanos porque se centran más en carreras profesionales con alta demanda de empleo, e imparten sus clases en aulas más reducidas y con contenidos más personalizados que las escuelas públicas tradicionales, lo que aumenta su motivación para graduarse.

Esta inversión, según el informe, debe centrarse también en mejorar el nivel de los contenidos educativos generales de las CTE, ya que sus estudiantes se gradúan ligeramente peor preparados para la universidad que los de las escuelas públicas tradicionales, de acuerdo a los baremos del Departamento de Educación.