Kate del Castillo supera desafío en el desierto de Atacama

La actriz se encuentra inmersa en la grabación del filme 'Los 33' y asegura que no es solo un reto físico, sino mental
Kate del Castillo supera desafío en el desierto de Atacama
Kate del Castillo con Naomi Scott, quien es su hija en la cinta, durante el rodaje de 'Los 33'.
Foto: Twitter

Aunque lleva casi un mes sometida al exigente rodaje de ‘Los 33‘ en un entorno tan caluroso y hostil como el desierto de Atacama, la actriz mexicana Kate del Castillo ha aprovechado precisamente sus escasas horas libres para explorar hasta la saciedad cada una de las numerosas dunas que la rodean, en busca de la fortaleza mental y de la motivación necesarias para afrontar con ilusión todos los desafíos del futuro.

“¡Impresionante lugar! Arena y dunas llenas de energía en el desierto de Atacama. Está siendo una experiencia inigualable”, compartió la intérprete en su perfil de Twitter, poco antes de alcanzar la cima de una de las dunas más altas que se ha encontrado en su dura travesía. “He llegado a la cima esta tarde, no ha sido fácil pero la recompensa es muy grande. No es sólo un ejercicio físico importante, sobre todo es un reto mental. Con esto quiero demostrar que el ego no se puede interponer en el triunfo, y que el miedo nunca puede dañar la fortaleza”, reflexionó a continuación.

La popular intérprete no es la única persona del equipo de ‘Los 33’ que ha sacado su vena más existencial en medio de la soledad que ofrece tan imponente paisaje, ya que recientemente el actor español Mario Casas -quien da vida al minero más joven del grupo- aseguró que el hecho de rodar en un espacio imposible de abarcar con la mirada compensaba las “angustiosas” horas de trabajo en el interior de una mina.

“Lo que hemos tenido que soportar nosotros no es nada comparado con lo que vivieron los mineros durante el tiempo que estuvieron bajo tierra [‘Los 33’ narra el cautiverio y posterior rescate del famoso grupo de mineros chilenos en 2010]. Pero ahora que hemos experimentado lo duro y claustrofóbico que es trabajar en el interior de una mina [en la localidad colombiana de Nemocón], se agradece volver a ver la luz del día y respirar aire puro en medio del desierto, a pesar de que también es un lugar austero y poco acogedor”, aseguraba el intérprete coruñés al diario Publimetro.

Ya sea por la influencia de los escenarios naturales en los que se desarrolla la trama o por la historia de superación que encarnan los 33 mineros chilenos, casi todos los actores que forman parte de la ambiciosa producción de Patricia Riggen, directora del filme, han expresado de una u otra forma cómo su experiencia en el rodaje ha cambiado radicalmente su percepción de la vida.

“Muchos se preguntarán por qué se va a contar una historia que todos seguimos por televisión. Bueno, pues porque el cine tiene la peculiaridad de que además nos ayuda a conocer las cosas en profundidad y reflexionar sobre la vida. La película se centra en las historias humanas, en los sentimientos y en las enseñanzas que nos ha dejado esta historia”, apuntaba Antonio Banderas en rueda de prensa.