Obama y Boehner hablan en privado sobre inmigración

El Presidente de EEUU invitó al líder republicano a reunirse en la Casa Blanca y uno de los temas tratados fue la reforma migratoria
Sigue a El Diario NY en Facebook
Obama y Boehner hablan en privado sobre inmigración
El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, habla con el presidente Obama en la Oficina Oval de la Casa Blanca.
Foto: Getty

Washington – El presidente Barack Obama y el líder de los republicanos en el Congreso, John Boehner, hablaron este martes durante una hora en la Casa Blanca sobre inmigración, comercio y Afganistán, entre otros asuntos, en su primer encuentro a solas en 14 meses, calificado por ambas partes como “constructivo”.

El presidente de la Cámara Baja fue invitado por Obama a visitar este martes la Casa Blanca, donde ambos se reunieron a solas por última vez en diciembre de 2012, en un contexto de fallidas negociaciones para lograr un pacto fiscal.

Obama y Boehner “tuvieron una reunión buena y constructiva durante una hora”, detalló en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Boehner no hizo declaraciones tras el encuentro y uno de sus asesores se limitó a comentar que él y el presidente coincidieron en que hay mucho por hacer y, por tanto, “es importante trabajar juntos donde se puedan encontrar puntos en común”.

Uno de los objetivos legislativos de Obama para este año es sacar adelante la reforma migratoria y así lo ha reiterado en algunas de sus últimas intervenciones.

Tanto la Casa Blanca como la oficina del líder republicano confirmaron que Obama y Boehner hablaron hoy de inmigración, pero no ofrecieron detalles de lo conversado.

El Senado aprobó en junio pasado un proyecto de ley para una reforma migratoria que refuerza la seguridad fronteriza e incluye un camino a la ciudadanía para los indocumentados.

Los republicanos, que controlan la Cámara Baja, presentaron por su parte a finales de enero sus principios para lograr esa reforma, que solo contemplan una garantía de ciudadanía para los llamados “dreamers” (soñadores), jóvenes estudiantes o miembros de las Fuerzas Armadas que llegaron de niños a Estados Unidos sin papeles.

Obama sugirió recientemente que podría aceptar un acuerdo sobre la reforma migratoria que no incluya una vía especial a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados siempre y cuando, una vez legalizado su estatus, puedan optar a ella por los caminos usuales.

Pero Boehner ha insinuado que será difícil aprobar la reforma migratoria este año, con el argumento de que uno de los grandes obstáculos es la “falta de confianza” en Obama entre sus colegas en el Congreso.