Valentina Castaño: talento espontáneo

Más que un trabajo la actuación es parte de su estilo de vida
Sigue a El Diario NY en Facebook
Valentina Castaño: talento espontáneo
A su corta edad Valentina ya ha compartido tarima con estrellas como Pitbull.
Foto: suministrada

Nueva York — Es difícil encontrar a una pequeña de 10 años con la misma espontaneidad y gracia de Valentina Castaño, quien a su corta edad ya ha realizado comerciales, doblajes y shows en vivo.

Lo mejor de conversar con ella, es percibir que a pesar de tener una rutina muy agitada la cual incluye clases de danza, actuación y por supuesto, la escuela, la joven sin duda disfruta de lo que hace, y siempre se encuentra abierta a aprender sobre otras disciplinas.

“He hecho muchos trabajos entre voice-overs y comerciales. Hice uno de Google que era sobre cómo llevar Internet a todo el mundo, también hice un comercial con Víctor Cruz”, menciona la pequeña.

“Pero también he estado mucho en televisión porque cuando empecé a bailar hace como un año, me llevaron a Despierta América como cuatro veces. He conocido a muchos famosos como Alex y Fido, Miguelito, Chiquinquirá Delgado, y en un show compartí tarima con Pitbull”, añade orgullosa.

Su interés por las artes inició hace tres años cuando su madre la inscribió en clases de actuación, posteriormente Valentina se vinculó con la academia de baile Rumba Latina en Queens.

Las varias actividades que realiza le han permitido tener un portafolio muy completo a su corta edad, y a pesar de sus importantes logros, la actriz dice que no le gusta hablar sobre su profesión con sus amigos.

“A mi mamá le gusta decirle a todo el mundo lo que hago, pero a mí no. No me gusta presumir, creo que a la gente no le gusta…La primera vez que yo les mostré a mis mejores amigas mi página de internet estaban sorprendidas”, dice risueña y con mucha inocencia.

Este joven talento reconoce que conseguir trabajos requiere mucha paciencia, pero es evidente que la idea de asistir a audiciones y esperar por respuestas es algo que no le molesta en lo más mínimo.

“Yo siempre hago audiciones, y a veces tenemos que coger el teléfono y grabar algo, en una ocasión el internet no servía y no podía imprimir el guión, pero uno tiene que hacer todo para coger una oportunidad, es mucha paciencia”, señala.

Asegura que en el futuro le encantaría convertirse en actriz de cine, pero que al mismo tiempo intentará estudiar otra carrera como sicología, con el fin de tener otras opciones.

Mientras continuará aprovechando cualquier oportunidad para mostrar su talento.