Target acusa el ciberrobo en sus cifras

Nueva York– El impacto del masivo ciberrobo de datos del que fueron objeto 110 millones de clientes de Target en noviembre ha pasado una factura a las cuentas de la empresa de $61 millones de los cuales $44 han sido cubiertos por el seguro en el último trimestre que finalizó el 2 de febrero. Gracias a este seguro, el impacto negativo para la empresa ha sido de $17 millones. Por ahora.

De cara al futuro la cuenta puede ser mucho mayor, aunque no se sabe cuánto más.

“En este momento no podemos estimar de forma razonable un rango de posibles pérdidas”, explicó la cadena comercial en el comunicado en el que detallaba sus cuentas anuales.

La empresa ha admitido que los costes de esta quiebra en el sistema de seguridad de pagos con tarjetas puede perjudicar sus resultados en el actual ejercicio fiscal y el futuro. Esos costes están relacionados con la investigación de la quiebra de seguridad, el ofrecimiento del monitoreo del crédito a sus clientes y servicios de protección ante robo de identidad de estos, el aumento del personal en atención al cliente y servicios legales.

De momento, y por lo que se refiere al último y crucial trimestre, de diciembre a febrero — en el que se contabiliza el periodo de mayores compras–, Target vio caer su beneficio neto un 46% para quedar en $520 millones. Las ventas fueron de $21.516 millones, un 3.8% menores.

El periodo de noviembre a diciembre, que incluye las compras de Navidad, es el de mayor actividad de la empresa aunque en el caso de 2013 Target, y otros comerciantes, tuvieron que atraer a los consumidores con significativas promociones para animar sus ventas.