Crisis de Venezuela sobrepasa frontera

Crisis  de Venezuela sobrepasa frontera
Un grupo de personas participa en una manifestación contra el Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas .
Foto: efe

Caracas — El Gobierno venezolano denunció ayer ante la ONU el “golpe fascista” que atribuye a una campaña de medios nacionales e internacionales y a una oposición que pidió ser oída en ese foro y también en la OEA, en el marco de una “lucha” que “apenas comienza”, según el líder opositor Leopoldo López.

“Vienen nuevas etapas de esta lucha. Esto apenas comienza (…) y todos los días se anunciarán acciones contundentes que irán de menos a más”, dijo López, acusado por el presidente Nicolás Maduro de instigar la violencia en una marcha el pasado 12 de febrero, por lo que está preso en un penal militar próximo a Caracas.

Por su parte el líder opositor Henrique Capriles, excandidato presidencial derrotado por Maduro hace once meses, reveló ayer que pidió a la ONU ser escuchado para informar de “la verdad” de lo que pasa en Venezuela “y no el cuento” que el Gobierno relata “lleno de mentiras”, escribió en Twitter.

Capriles reaccionó así al discurso de ayer en Ginebra del canciller venezolano, Elías Jaua, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde denunció que su país está siendo víctima de una “guerra psicológica” por parte de medios nacionales e internacionales con el objetivo de derrocar a Maduro.

Jaua señaló que en el último mes Venezuela ha sido sometida “a un asedio continuo” que ha buscado “situar al país como un Estado violador de los derechos humanos.”

Venezuela está sumida en un clima de protestas desde el 12 de febrero, cuando una manifestación de estudiantes y opositores acabó en incidentes violentos y en la muerte de tres jóvenes, caso por el que hay agentes de inteligencia detenidos.

Desde entonces el balance oficial registra 18 muertos, más de 250 heridos y centenares de detenidos, aunque continúan en prisión 73, detalló Jaua.

Mientras tanto el Gobierno venezolano minimizó ayer el impacto de la violencia derivada de las protestas contra su gestión, en conexiones televisivas en distintos lugares de descanso.

Venezuela ha vivido un largo “puente”, extendido a seis días consecutivos, por la decisión de Maduro de decretar no laborables el jueves y viernes pasado y añadirlo al fin de semana y al lunes y martes festivos por el carnaval.