La roya es el trago amargo de cafeteros

San Nicolás/EFE — La roya del café se ha convertido en el “trago amargo” para muchos pequeños productores hondureños de ese grano, quienes en su mayoría han perdido parcial o totalmente sus fincas de subsistencia por la acción de ese hongo.

Considerado el producto “más democrático” de Honduras, porque a su producción se dedican unas 110,000 familias, el café es desde hace varios años el primer producto de exportación del país, pero la roya ha mermado las cosechas y los ingresos económicos.

“Yo tenía nueve hectáreas cultivadas, pero perdí cuatro, sólo me quedaron cinco por la roya. Nos habían dicho que iban a dar un préstamo para que los que habíamos perdido pudiéramos hacer fincas nuevas, pero no hubo nada de eso”, dijo Miguel Ángel Vidal, un productor de la aldea El Modelo, en Copán, occidente.

Vidal, de 72 años, relató que desde niño se dedica a la actividad porque se lo inculcó su padre, que también fue productor de café, y que cuando acudió a un banco en busca de un préstamo para restaurar su finca, le negaron el crédito.