Centenarios y llenos de problemas edificios destruidos en East Harlem

Las dos estructuras que quedaron en ruinas tenían más de cien años

Centenarios y llenos de problemas edificios destruidos en East Harlem
Toda construcción de la antigüedad de los edificios en East Harlem requiere cuidado y mantenimiento extra, según el arquitecto Warren A. James.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Por lo que se sabe hasta ahora, el colapso estructural de los dos edificios en East Harlem fue provocado por una explosión de gas de una cañería maestra subterránea. Esta cañería es de hierro colado y data de los 1880s; esto es indicativo de un problema mayor: la vejez de la infraestructura de Nueva York, problema que no ha sido atendido adecuadamente en mucho tiempo.

Las explosiones de gas se producen porque hay una fuga que se acumula en algún espacio cerrado, como un corredor o un sótano. El agregado de un detonante, una chispa, causa la explosión.

Ambos edificios tenían más de cien años. Toda construcción de esa antigüedad —que abundan en Nueva York— requiere cuidado y mantenimiento extra. El Departamento de Edificios de la municipalidad es el responsable de certificar el estado de cada edificación; la repartición cuenta con un plantel idóneo de inspectores, arquitectos e ingenieros, que hacen un control riguroso.

Los edificios aledaños fueron construidos más recientemente, y su estructura logró soportar el siniestro. Ahora vendrán inspecciones para determinar si los residentes de esos edificios pueden retornar a su hogar.

—Warren A. James, arquitecto y vecino.

La misma mañana de ayer, antes de la tragedia, hubo una queja dirigida al NYC Buildings de que el edificio temblaba, y minutos antes del desplome se reportó un fuerte olor a gas. No era la primera vez que los vecinos protestaron.

El 14 de junio de 2013, inquilinos del Apt. 2 en el 1646 de avenida Park. se quejaron a la Autoridad de Vivienda de grietas en las paredes y en el techo. Los inspectores reportaron 13 violaciones, incluidas falta de detectores de humo y monóxido de carbono y salidas de emergencia bloqueadas.

En junio de 2013, fue expedido un permiso del Departamento de Bomberos para instalar una nueva red de gas en el 1644 de la avenida. No se sabe si el trabajo fue completado o si el Departamento de Bomberos inspeccionó la obra.

Registros del Departamento de Edificios, de 2008, muestran que la parte trasera del mismo edificio “tenía grietas verticales que son peligrosas para la seguridad de la estructura.” No se indica que hubieran sido arregladas.