Los barbados quieren repetir

Los barbados quieren repetir
David Ortiz será, una vez más, el líder de los Medias Rojas.
Foto: archivo

MÉXICO/Agencia Reforma — El 2014 podría volver a ser una temporada de barbas.

Los Medias Rojas de Boston buscarán ligar títulos de Serie Mundial por segunda vez en su historia (1915 y 1916) y tienen argumentos suficientes para conseguirlo.

Aunque perdieron a Jacoby Ellsbury, Stephen Drew y Jarrod Saltalamacchia, los patirrojos mantienen la misma base de 2013, encabezados por David Ortiz, Dustin Pedroia y Mike Napoli, mismos que impusieron la moda de dejarse crecer el vello facial.

Para suplir la baja de Ellsbury, Boston firmó a Grady Sizemore, quien por lesiones no juega en las Ligas Mayores desde 2011, pero que cuando está sano produce en grande.

De 2005 a 2009, con los Indios de Cleveland, Sizemore, de 31 años, promedió 165 hits, 25 jonrones, 78 producidas, 37 dobles, 8 triples, 26 robos y 107 carreras anotadas por temporada.

Además, ganó dos Guantes de Oro en el jardín central, en 2007 y 2008, y acudió al Juego de Estrellas de 2006 a 2008.

En caso de que Sizemore no pueda con el paquete, los Medias Rojas ya tienen listo a Jackie Bradley, quien ya probó las mieles de la Gran Carpa en 2013.

Para ocupar la receptoría llegó el veterano de 37 años, A.J. Pierzynski, quien bateó .270 con 17 cuadrangulares y 70 remolcadas el año pasado con Texas, números muy similares a los que puso Saltalamacchia (.273, 14 y 65), pero una mejoría notable a la defensiva.

Las paradas cortas, antes de Drew, ahora serán del segundo mejor prospecto, según MLB.com, Xander Bogaerts, que impresionó tanto al manager John Farrell en la recta final del rol regular, que lo colocó en el roster de Playoffs y el Clásico de Otoño.

Bogaerts, incluso, fue titular en la tercera base en el Juego 6 de la Serie Mundial, en el que los patirrojos se coronaron monarcas sobre los Cardenales de San Luis.

La rotación de abridores sigue comandada por los estelares Jon Lester y Clay Buchholz, mientras que al bullpen añadieron a Edward Mujica, para prepararle el camino al cerrador japonés Koji Uehara.

Los Medias Rojas quieren demostrar, una vez más, que las coronas no se compran, se trabajan.

Alrededor de la web