La anarquía reina en ‘Muppets Most Wanted’

Crítica de cine: Más humor y menos corazón adornan la cinta, en la que se pasean Tina Fey, Ricky Gervais, Lady Gaga, Salma Hayek y Danny Trejo entre otros
La anarquía reina en ‘Muppets Most Wanted’
Ricky Gervais junto a Miss Piggy y Kermit, estrellas de 'Muppets Most Wanted', que se estrena el viernes.
Foto: Disney

¡Oh, los Muppets! ¿A quién no le caen la mar de simpáticos Miss Piggy, Kermit o el oso Fozzie?

Aún así, fueron muchos los años en los que estos famosos personajes, creados en 1955 por Jim Henson y que han protagonizado series de televisión y, ahora, ocho largometrajes, vivieron una sequía creativa y de popularidad.

Afortunadamente, en 2011, los estudios Disney, propietarios de la franquicia, lanzaron The Muppets, el “reboot” (o resurrección) de la misma, de la mano de Jason Segel (actor, co-guionista) y James Bobin (director, co-guionista).

Ese título mostró un lado sentimental y “humano” (el protagonismo recayó en Segel y Amy Adams) que dejó de lado el ángulo más gamberro de los Muppets.

Esa anarquía regresa a toda máquina en Muppets Most Wanted, que se estrena este viernes y ha sido clasificado PG, donde Kermit y los suyos se embarcan en una gira mundial, animados por un mánager sin escrúpulos (Ricky Gervais) con malsanas intenciones y que está asociado con una rana maquiavélica, Constantine, que mantiene un notable parecido con Kermit.

La cinta —que vuelve a dirigir Bobin y en la que no aparece Segel por ningún lado— se deja ver con notable simpatía: los cameos se suceden sin cesar (si uno parpadea es posible que se pierda las presencias de, por ejemplo, Salma Hayek, Lady Gaga, Sean Combs, Tom Hiddleston o Christoph Waltz; mientras que las participaciones de Céline Dion, Danny Trejo y Ray Liotta sólo se pueden calificar de hilarantes); la presencia de Gervais y Tina Fey, ésta en el papel de una torpe general al mando de un gulag ruso, eleva el elemento de caos humorístico indispensable en la saga; y el incesante cambio de escenarios (de Los Ángeles a Madrid, de Rusia a Berlín, para terminar en Londres) le dan al conjunto un aparente toque de comedia clásica de los años 60 (la saga The Pink Panther viene a la mente).

Pero el conjunto se resiente de una notable falta de emotividad: desafortunadamente, en Muppets Most Wanted no late el corazón de unos personajes entrañables, que requieren de unos cineastas que sepan cómo extraer de ellos su inmensa humanidad.

josep.parera@laopinion.com